Posted by: anotherworldip | 10/08/2011

Dinamarca

Una nueva estrella en la política europea: bella,

 joven y anticapitalista

October 2nd, 20118:49 pm @

0

 
En un momento en que buena parte de la izquierda europea se desespera por su incapacidad para convertir una crisis financiera de tres años en un éxito electoral, Dinamarca se ha convertido, ahora, en la excepción.Dos semanas atrás (septiembre de 2011), Helle Thorning-Schmidt ganó el derecho a transformarse en la primera mujer primer ministro del país después de que su coalición, liderada por los socialdemócratas, triunfó en las elecciones parlamentarias y desalojó del poder al gobierno derechista de la alianza liberal-conservadora (…)

Para muchos jóvenes daneses, sin embargo, mucho más importante es la extraordinaria influencia y popularidad de una mujer 17 años menor, que ha surgido como potencial figura de peso. Johanne Schmidt-Nielsen ha sido descripta como la “nueva reina de la Alianza Rojo-Verde”, el partido de cuyo comité ejecutivo participa. A los 27 años, es joven, bella, radical y recibió significativamente más votos personales que la nueva primer ministro en la elección reciente, que permite a los votantes expresar su preferencias por políticos determinados (…)

“Estaba realmente sorprendida por el resultado”, declaró ella al Observer, en una de sus primeras entrevistas con un medio extranjero. “Quizás deberían preguntarle a los votantes”. Parece seguro un rol ministerial, pero hace tan poco como, por ejemplo, 2007, Schmidt-Nielsen era más conocida por sus acciones como activista que por su política de partido. Descargó 200 kg de pasta y 40 litros de salsa de tomate en el interior del ministerio de Finanzas en protesta por el corte en fondos estudiantiles. Colgó medias rojas del ministerio de Asuntos Sociales en defensa de la igualdad de la mujer y plantó arbustos en un parque como parte de una protesta en nombre de los derechos de la comunidad gay (Ndt: los arbustos habían sido cortados para evitar que la gente tuviera relaciones sexuales detrás de ellos).

En sus oficinas del piso más alto del parlamento danés, metida en medio de difíciles negociaciones partidarias en torno del nuevo gobierno, es claro que ha andado un largo camino desde sus comienzos como activista. La única pista visible de su radicalismo de calle es una discreta tachuela de metal en la parte interna de una de sus orejas.

Sin embargo, ella rechaza la atención a su persona como un intento de minimizar el éxito de su partido. “Los opinadores están en shock. Piensan: ‘Oh, el Partido Socialista ha crecido tanto’, y luego dicen: ‘Oh, la gente, en realidad no están de acuerdo con sus políticas, votaron por Johanne sólo porque es joven y linda”.

Esta es exactamente la línea asumida por Michael Ulveman, secretario de prensa del ex primer ministro, Anders Fogh Rasmussen, quien cree que la popularidad de Schmidt-Nielsen durará poco. “Creo que la población va a despertar, porque no tienen muchas figuras como ella. Ahora habrá un montón de miembros del parlamento con opiniones de muy extrema izquierda”.

Schmidt-Nielsen se burla de esto: “La derecha ha estado tratando de montar su campaña de miedo contra nosotros, diciendo: Johanne es en verdad una peligrosa comunista y nos convertirá en Corea del Norte o Albania. Pero no funcionó. Es difícil que la gente me culpe por la Unión Soviética. Nací en 1984″.

Schmidt-Nielsen es hábil en usar su juventud de este modo, para desviar críticas o mostrar a sus oponentes como fuera de lugar. Cuando, a los 23 años, representó a su partido en los debates electorales de 2007, Bendt Bendtsen, líder del Partido Conservador, le pidió café, pensando que era una asistente de producción. La historia tapó todo lo demás en la cobertura posterior de la prensa. “No creo que lo hagan ahora”, se ríe. “Tendrán miedo de terminar en la tapa de los diarios como ese viejo sexista. Sé que soy joven, pero el parlamento debería reflejar a la sociedad y también hay jóvenes en ella. No todos son hombres de 55 años que usan traje y tienen su propia compañía”.

De hecho, Schmidt-Nielsen casi figura entre los veteranos. Ha estado en política por 15 años. “Tenía 12 cuando me involucré. Había un montón de chicos en la escuela cuyos padres realmente no estaban en condiciones de ayudarlos, y pensé ¿por qué la escuela no los ayuda?”.

Esto la llevó a convertirse en vicepresidente de la asociación de estudiantes secundarios, como socialdemócrata. “Pero entonces, cuando tenía 15, pensé, esto está demasiado a la derecha para mí”, dice. Así que se unió al movimiento antiglobalización, protestando en Praga, Gotemburgo, Bruselas y Rostock.

Ella se muestra muy abierta respecto de cuán a la izquierda se sitúa. “Soy anticapitalista y socialista, ¿es eso tan radical? Es tan obvio que el clima no puede lidiar con este modo de producir mercancías. Esta obsesión con el crecimiento ciego no puede continuar. No creo que la tarea de los países ricos sea crecer más (sino) redistribuir la riqueza que ya tenemos”.

Ella cree que esta elección marca una oportunidad para retomar el país después de una década de gobierno de derecha. Al tope de su agenda está acabar con las draconianas leyes de inmigración que el partido Pueblo Danés, de extrema derecha, ha metido en los estatutos durante su respaldo a la coalición liberal-conservadora. Está también decidida a bloquear todo intento de limitar los beneficios al desempleo o de elevar la edad de la jubilación.

“Durante diez años ha existido esta lógica de que si uno persiste en castigar a los desempleados súbitamente habrá un montón de nuevos puestos de trabajo en Dinamarca, como por acto de magia; y, por supuesto, no está ocurriendo, porque el problema no es que no quieren trabajar, el problema es que no hay lugar para que trabajen”.

Schmidt-Nielsen tiene también objetivos más radicales: quiere nacionalizar la industria de la energía, montar un banco estatal, imponer el impuesto Tobin al sector financiero y retirarse de la Unión Europea.

Pero, a diferencia de algunos de los marxistas de su partido, se rehúsa a ofrecer soluciones grandiosas para los problemas de Dinamarca. “Sabemos que no podemos conseguir todo lo que queremos”, concede. Entiende que su rol es llevar las demandas del movimiento de activistas al parlamento.

Pero sus días de agitación y propaganda pueden haberse acabado. “Quizas no voy a arrojar 200 kilos de pasta de nuevo”, dice. “Quiero decir, si supieras cuánto tiempo toma hacer 200 kilos de pasta. Es un trabajo duro”.

Aquí, versión original de este artículo, en inglés.

***


Canción de amor a Johanne (en danés)

 

fuente:

http://www.elpuercoespin.com.ar/2011/10/02/una-nueva-estrella-en-la-politica-europea-bella-joven-y-anticapitalista/


Responses

  1. […] Otros caminos son necesarios : Dinamarca 42.354611 -7.866718 Share this:FacebookCorreo electrónicoImprimirMásTwitterLike this:LikeBe the first to like this post. […]


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: