Posted by: anotherworldip | 10/17/2011

15-O

 

EL MUNDO › BRUSELAS FUE UNO DE LOS EPICENTROS DE LA PROTESTA MUNDIAL EN CONTRA DEL SISTEMA FINANCIERO MUNDIAL

Miles de indignados por todo el planeta

A lo largo del trayecto por la capital belga, cada vez que los 7000 manifestantes pasaban por un banco o cualquier otra institución financiera un coro de silbidos y gritos en todos los idiomas rompía el consenso festivo de la marcha.

 
 

 Por Eduardo Febbro

Desde Bruselas

Indignados belgas protestan en la puerta de una sucursal del banco Dexia de Bruselas.
Imagen: EFE.

“La Bolsa o la vida.” La pancarta colgada en la fachada del edificio de la Bolsa de Bruselas sirvió de hilo conductor de la jornada Unidos para un Cambio Global, que congregó a decenas de miles de personas en todo el planeta. A lo largo del trayecto por la capital belga, cada vez que los 7000 manifestantes pasaban por un banco o cualquier otra institución financiera un coro de silbidos y gritos en todos los idiomas posibles rompía el consenso festivo de la marcha. Al igual que en otras capitales del mundo, la impune industria bancaria fue el blanco principal del encono popular. “Culpables, ladrones, cabrones”, gritaba un apuesto señor belga de unos 50 años a quien un indignado español le había enseñado a decir esas palabras en castellano. Cuando la marcha llegó a la sede de la Bolsa, el griterío se volvió un slogan común: “¡Puaj, Culpables!”. Acto seguido, los indignados venidos de varios países de Europa arrojaron una lluvia de zapatos contra el edificio de la Bolsa ante el mirada atónita y llena de incomprensión de los periodistas belgas que cubrían el evento. Un inmenso foso sigue separando a las círculos oficiales de los medios y a los miles de jóvenes y no tanto que salieron a expresar su hartazgo y la repugnancia frente a un sistema mundial que protege y subvenciona a los ladrones y castiga a las víctimas con todo el peso de la irresponsabilidad y la indolencia.

A lo largo del recorrido, los indignados pegaron decenas de cartelitos en los distribuidores automáticos de billetes, hicieron una sentada en la plaza de Burckère, lanzaron profusos insultos ante la sede del banco Euroclear –la institución se dispone a despedir a 500 personas– sin cansarse jamás de cantar el himno mundial de las marchas: “We are the 99%”, es decir, el 99 por ciento de la humanidad víctima de la barbarie social perpetrada sin piedad por esos señoritos con corbata, salarios de reyes y cuentas de banco con dinero que no les pertenece, según explicaba André, un joven belga con un diploma de ingeniero en redes, pero sin trabajo. A medida que iba pasando el tiempo y las cifras de la participación en otras ciudades del mundo iban llegando a sus oídos, los indignados celebraban y aplaudían el éxito y la visibilidad planetaria del movimiento. “No somos ni marionetas, ni mercadería del liberalismo, somos gente con conciencia y aquí estamos para que nos vean”, decía Antonio, un indignado español que se expresaba con orgullo y en un tono bien subido de voz. Jon Aguirre Such, uno de los miembros del grupo Democracia Ya que impulsó el movimiento del 15-M, resumió muy bien la situación cuando explicó que el alcance y la extensión de las protestas “demuestran que no se trata de un tema que atañe únicamente a los españoles, sino al mundo entero. La crisis es mundial, los mercados actúan a escala global, la respuesta es entonces mundial”. Hasta los más aguerridos militantes contra el sistema financiero mundial observan azorados la forma en que, paulatinamente, la bronca financiera, el repudio a la forma en que se empañó la democracia van ganando las capitales del mundo. En este sentido, el economista Thomas Coutrot, copresidente del movimiento Attac, señalaba que “lo que está ocurriendo es un fenómeno muy prometedor. Los ciudadanos ya no quieren delegar las decisiones en los hombres políticos y los partidos. Hoy quieren influenciar. Es una suerte de retorno a las fuentes de la democracia”.

“Los países de la Zona Euro pusieron 160 mil millones de euros para salvar a Grecia sin consultar con nadie, y eso en momentos en que los sistemas sociales de Europa se están hundiendo bajo el peso de los recortes. Eso no es democracia”, dice colérico Jean, otro joven indignado belga. Al lado de él, en la concentración ante la Bolsa, Javier, un indignado español que vino a Bruselas hace una semana a participar en los talleres sociales organizados desde el domingo pasado, completa el panorama con cifras más concretas: “Si hacemos un balance, da escalofríos: los Estados europeos entregaron 5,3 billones de dólares para rescatar a los bancos de la crisis. Ningún Estado consultó con la población, es decir, con quienes votamos a los que están en el poder. Esa suma equivale a 16 veces la deuda de Grecia y es más del cuatrocientos por ciento de lo que todos los países de la Unión Europea gastan juntos en educación o salud pública. ¡Pues nos están tomando por tontos o por dormidos!”. Los argumentos de estos indignados dejan en una posición excéntrica al puñado de contramanifestantes que se habían congregado al principio de la marcha para protestar contra los indignados. Era un grupito de dandies, vestidos a propósito como tales, a quienes un indignado les dijo: “Si ustedes no nos dejan decidir, no los vamos a dejar dormir”. Con algunos incidentes, vidrios rotos pero sin choques fuertes con la policía, la marcha belga se congregó para el acto final en el Parque del Centenario.

El 15-0 levantó a buena parte del planeta, con mayor o mejor éxito según los lugares. En Roma, la protesta sobrepasó las intenciones de los indignados (ver aparte). Bajo una enorme pancarta que decía “Gente de Europa, de pie”, decenas de miles de italianos llenaron las calles de la capital italiana expresando su indignación. Estudiantes, hombres políticos y representantes de las asociaciones civiles recorrieron Roma con globos y carteles en lo que fue una caminata pacífica hasta que un grupito de violentos sembró el caos en el centro de la ciudad. Los incidentes estallaron cerca de la estación de trenes Roma Termini, en la Via Merulana. No caben dudas de que los disturbios fueron provocados por lo que se conoce como “profesionales de la provocación urbana”. Los 200 violentos quemaron autos, rompieron cajeros automáticos, saquearon vitrinas e incendiaron un anexo del Ministerio de Defensa. Los disturbios dejaron un saldo de 70 heridos. Nada de ello ocurrió en Londres. La marcha londinense se inició en un clima festivo, pero con episodios graciosos debido a la carrera de gato contra ratón entre la policía y los manifestantes. Scotland Yard protegió con un muro de policías el objetivo final de los manifestantes, es decir, la London Stock Echange, o sea, la Bolsa de Londres. A fuerza de dar vueltas por el recinto, los manifestantes consiguieron rodear la Bolsa, pero sin mayores incidentes. Ante la sorpresa general, Julian Assange, el fundador de Wikileaks demorado en Gran Bretaña a la espera de una decisión, una medida judicial sobre su extradición a Suecia, se sumó a los manifestantes. Assange dijo a la multitud que había venido “por solidaridad con los movimientos que se desarrollan en el mundo entero” y porque “todos queremos que haya un poco de justicia en el sistema financiero mundial”.

Madrid y Barcelona también fueron escenario de movilizaciones impresionantes. En Madrid, los indignados llenaron la plaza Cibeles y volvieron a copar la Puerta del Sol, ya símbolo histórico de las protestas del 15-M. Los indignados de la capital española pusieron en escena un “escudo antimercados”. Cada manifestante levantó el amuleto que tenía en la mano para ahuyentar “la magia negra” de los mercados. En Barcelona, decenas de miles de personas se concentraron en la Plaza de Cataluña con el mismo propósito que el resto del planeta. La única diferencia radica en una cifra: el de-sempleo de los jóvenes alcanza en España el 20,89 por ciento.

Curiosamente, en Francia, el país de Stéphane Hessel, el autor del libro Indígnense que le dio el nombre al movimiento a través del mundo, las marchas tuvieron un impacto limitado. En París hubo varios grupos de manifestantes que luego convergieron ante la sede de la Municipalidad, donde celebraron una asamblea popular. Los indignados se congregaron también en una decena de ciudades del país, pero sin alcanzar jamás la intensidad de otras ciudades del mundo. Los analistas explican la escasa movilización por el hecho de que el desempleo de la juventud es menor y que, globalmente, la situación es más sana que en España o Italia. Sin embargo, el sistema financiero goza de los mismos privilegios y la misma impunidad que en Londres, Madrid o Nueva York. El 15-0 demostró ayer que el espíritu de la revuelta y del hartazgo sembrado hace siete meses en la Plaza del Sol irradia hoy en todo el planeta mientras las clases políticas concernidas guardan un silencio de muertos ante el desfile de las decenas de miles de seres vivos que marchan con la misma consigna: “¡Basta, ladrones!”.

fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-178998-2011-10-16.html

LA OCUPACION DE WALL STREET Y EL INVEROSIMIL COMPLOT IRANI

La paradoja de Zuccotti

El burdo anuncio del complot iraní se produjo cuando la ocupación de Wall Street iba por su tercera semana y crecía el apoyo sindical. Un abigarrado microcosmos a pocos metros del Ground Zero reúne a indignados por la pérdida de su empleo o sus ahorros, con cristianos de distintas denominaciones, hippies viejos, partidos marxistas, marginales y asambleístas a la porteña. Obama intenta apoyarse en la fuerza de ese tea party al revés, pero después de tres años de flotar, pocos le creen.

 Por Horacio Verbitsky

Desde Nueva York

Imagen: EFE.

El apellido de John E. Zuccoti se ha hecho famoso en todo el mundo, por un motivo paradójico para un ex funcionario de Planeamiento Urbano: en la media manzana de Manhattan que lleva su nombre, acampan desde el 17 de setiembre los indignados del barrio de las finanzas. Para no dejar nada librado a la imaginación, su movimiento se llama “A Ocupar Wall Street”, que ayer participó en un intento de globalizar la protesta, a mil ciudades en ochenta países. El mérito de Zuccotti fue conseguir que la poderosa siderúrgica US Steel donara ese espacio a cambio de que la ciudad le autorizara exceder la altura permitida en su edificio One Liberty Plaza. El status jurídico de esa pequeña plaza de 3100 metros cuadrados, convertida en un microcosmos bullicioso, justo enfrente del predio de las torres volteadas hace una década por dos certeros avionazos, agrega confusión al embrollo: es de uso general pero su propiedad sigue siendo privada. En el capitalismo de las corporaciones, su carácter privado asegura que esté abierta al público las 24 horas del día, a diferencia de las plazas públicas, cuyas rejas se cierran por la noche. Su actual propietario es la inmobiliaria y financiera Brookfield, que compró el edificio de la US Steel y cuyo copresidente y director es el mismísimo John Zuccotti, quien desde su ventana puede observar el uso no convencional de su plaza.

La policía fue astuta y brutal con ellos cuando se desplazaron desde allí para bloquear el puente que conecta Nueva York con Brooklyn, el sábado 1º. Los dejó penetrar y los guió hacia el carril central vehicular y una vez que lo cubrieron arrestó a 700 y golpeó a mansalva por obstruir el tránsito. Pero los trató con guante de seda diez días después cuando decidieron realizar visitas a domicilio de algunos milmillonarios del East Upper Side, como el empresario australiano de medios Rupert Murdoch y los hermanos David y Charles Koch. Los Koch son refinadores de petróleo propietarios de la segunda empresa más grande de Estados Unidos y una de las principales contaminadoras de ambiente del mundo. David vendió en 35 millones de dólares el departamento en la Quinta Avenida que le había comprado a Jackie Bouvier Kennedy Onassis porque le quedaba chico. Ambos hermanos, de 71 y 75 años, son conocidos por la generosidad con que financian en forma abierta actividades artísticas, culturales y comunitarias y, con disimulo, organizaciones y actividades que retratan al presidente Barack Obama como un peligroso populista cuyas políticas conducen al socialismo o incluso que está poseído por el demonio. Es una ironía involuntaria que el pabellón de los dinosaurios del Museo de Ciencias Naturales lleve el nombre de David Koch, quien donó veinte millones de dólares para ponerlo a nuevo. Moneda menuda en comparación con los cien millones que le costó la reparación del teatro municipal de Nueva York en el Lincoln Center, que también fue rebautizado en su homenaje. Los Koch se han cuidado de que su relación con el Tea Party sea indirecta. No lo financian en forma oficial pero intentan conducirlo desde su Fundación Norteamericanos por la Prosperidad, que dicta cursos para los distintos tea parties, con el propósito de enseñarles a ser efectivos en política.

Entre la emboscada en el puente y los escraches consentidos hubo una comprensiva declaración del propio Obama porque los indignados “expresan la frustración” popular por el funcionamiento del sistema financiero. Obama y los demócratas perciben a los indignados como un equivalente de izquierda capaz de equilibrar el peso del Tea Party y mejorar sus alicaídas chances electorales. Esta expresión de deseos no parece fácil de conciliar con los objetivos de los manifestantes. Hasta el clima ha sido benigno con ellos. El Indian Summer, equivalente a nuestro Veranito de San Juan, llegó con temperaturas insólitas de hasta 28 grados, que ayudan a que una congregación numerosa parezca una fiesta, por dramáticas que sean las motivaciones de su convocatoria. Un gigantesco megáfono de papel maché señala el tablado en el que se turnan grupos musicales, a cuyo ritmo algunos jóvenes bailan capoeira cuando no se usa para propalar mensajes políticos. Un sesentón de larga cabellera, barba y bigotes blancos a lo Buffalo Bill, lee el diario en un sillón, como si estuviera en el living de su casa. Es uno de los hippies viejos que no resistieron la tentación de este volver a vivir, rodeado de jóvenes cuyas proclamas contra la codicia de los bancos no desentonan con las de las movilizaciones de hace medio siglo. Con una diferencia sustancial: mientras aquellos denunciaban el consumismo, muchos de éstos se niegan a ser excluidos. Entre carpas y revoltijos de ropa usada, que algunos venden y otros compran, la plaza está tapizada de papeles, y sobre todo, de cartones, cubiertos de consignas escritas con marcador. Así cuestionan los programas de salvataje de los bancos, iniciados por George W. Bush y profundizados por Obama y formulan preguntas de rotundo sentido común como “Si salvan a los bancos, ¿por qué no salvaron mi empleo?”. También se ofrecen ejemplares de un diario, Wall Street Ocupado, bitácora impresa de la toma.

Código de barras

Otras propuestas salieron de buenas impresoras, con advertencias atribuidas a Jefferson y Lincoln sobre los riesgos para la democracia por la excesiva concentración de riqueza y de poder e incluso gráficos que ejemplifican sus proporciones. Uno ilustra qué parte del ingreso piensan los que contestaron la encuesta que debería apropiarse el 20 por ciento más rico de la población, qué proporción creen que se apropian y cuál es el porcentaje real de concentración. Cada barra es más alta que la anterior y la última mucho más alta. Esas incitaciones a mejorar la calidad de la representación (“Queremos democracia, no corporacioncracia”, dice un cartel) podrían favorecer el intento de Obama por apoyarse en la fuerza potencial de esta movilización. Es lo que hizo Néstor Kirchner desde mayo de 2003 luego de las masivas movilizaciones del año y medio previo. Kirchner impulsó un cambio sustancial de paradigma desde el minuto cero de su inesperada gestión, con escasa resistencia de un sistema político en ruinas, y así obtuvo niveles de adhesión popular sin precedentes, que le permitieron profundizar ese rumbo. En cambio, Obama lleva casi tres años de gobierno y las rectificaciones que ha introducido son mínimas para el gusto de quienes se habían ilusionado con un giro drástico de políticas, pero suficientes para enardecer a una derecha cada día más militante, que ya lo derrotó en las elecciones de mitad de mandato. Debilitado en el Congreso, se vio forzado a realizar nuevas concesiones, que agravaron la desconfianza y el malestar. Obama no se animó a ser el líder nuevo que había prometido y que Kirchner fue sin haberlo anunciado. La frustración popular no es por el funcionamiento del sistema financiero sino por la incapacidad de Obama para regularlo y restringirlo de modo que deje de imponer su ley al gobierno, al que abastece de los principales funcionarios en la materia. En cambio, ocho años después de la asunción de Kirchner y a una semana de la obtención del tercer mandato para el mismo proyecto, el ministro de Economía y candidato a la vicepresidencia, Amado Boudou, cuestiona en la reunión del G20 en París las políticas que en la Argentina hicieron crisis hace diez años y hoy están estallando en todo el mundo.

Marx, Jesús y los gurúes

Otros sectores de la plaza son el reducto de la New Age y sus propuestas espirituales sobre el buen vivir. No faltan tampoco los partidos políticos marxistas que se atreven a explicar cómo funcionan las clases sociales, cosa que aquí es pecado mortal porque contradice el Sueño Americano por el cual cualquiera puede lograr lo que se proponga, siempre que tenga el talento y la voluntad suficientes. Distintas minorías étnicas, de género o nacionales aportan sus propios reclamos, por la igualdad de derechos de las mujeres o contra los tratados de libre comercio con Colombia, que horas después obtendrían la demorada ratificación legislativa, con 262 votos en la Cámara de Representantes y 66 en el Senado. Hay marginales que no tienen nada mejor que hacer y vecinos de clase media en busca de causas nobles y emociones fuertes, que reproducen el clima del asambleísmo porteño de 2002, con club del trueque incluido. Todos ellos conviven en paz y armonía con diversos grupos de distintas denominaciones cristianas, cuyas publicaciones y discursos explican que el mensaje de Jesús es mejor que el del capitalismo. Parte de la plaza está rodeada por un muro de un metro de altura. Los albañiles que trabajan en las construcciones del barrio se sientan sobre él a comer su vianda y así acompañar la movilización. Como el Ground Zero está en obra, los trabajadores con sus cascos son muchos. Sobre las veredas externas se ubican los turistas con sus bolsas de compras de Century 21, una tienda gigantesca reconstruida en 2002 luego de los daños que le causó el atentado a las torres. Algunos ejecutivos del denunciado sistema financiero, con la ropa y los zapatos más pulcros que pueda imaginarse, escrutan ese extraño universo humano con actitud de entomólogos. La diversidad parece asegurada cuando a pocos metros una pelirroja robusta de ojos saltones y cartel en mano vocea las ventajas de amor sobre los préstamos a interés. “Yo era parte del 1 por ciento. Ahora estoy en el 99 por ciento”, dice el cartel que sostiene un hombre con rasgos asiáticos, mientras explica frente a una cámara de televisión cómo quebró su empresa y el banco se quedó con todos sus activos. Muy cerca otra cámara, pero de utilería, representa a la detestada cadena Fox News, el modelo que en la Argentina siguen los medios del aventurero de extrema derecha Daniel Hadad. Los canales comerciales realizan notas selectivas y los diarios que se reparten en forma gratuita en el subte presentan la concentración como una cumbre del alcohol, la droga y el sexo, pero por Internet puede verse también una transmisión continua (http://www.livestream.com/globalrevolution), operada por quienes se definen como periodistas independientes. Bajo la consigna “Citizen media is not a crime”, sus imágenes registraron la extrema violencia con que la policía descargó sus bastones sobre piernas y brazos de los ocupantes, sentados para no permitir el desalojo, a primera hora del viernes. Como parte del desconcierto oficial ante un fenómeno que nadie había previsto, las autoridades intentaron aproximaciones laterales, con la ilusión de desgastar a los acampantes. El pretexto fue la limpieza, ordenada por Brookfield, que en una fecha incierta prohibió la instalación de carpas o bolsas de dormir. Se afirma que esa directiva precedió a la ocupación de la plaza, pero como nadie ofrece pruebas de ello se sospecha que fue dictada ad hoc. Pero la dirigencia política teme los efectos impredecibles de cualquier desborde y por detrás de la escena acordó con la empresa que se negociara con los ocupantes, para que permitieran la limpieza de la plaza sin abandonarla. El desalojo se pospuso y los manifestantes recorrieron las calles del distrito financiero con escobas y trapos de piso, voceando que venían a limpiar la mugre de los negocios. La discusión pasó a centrarse en el uso de las carpas y las bolsas de dormir. Sin ellas, en cuanto la temperatura deje de estar diez grados por encima de lo normal, la libertad de permanecer en la plaza será apenas una ironía. Desde el momento de la convocatoria, que proliferó sin liderazgos verticales por las virósicas redes sociales, los ocupantes de Wall Street declararon que su inspiración era la plaza Tahrir de El Cairo. La simpatía por esa clase de revolución es proporcional a la distancia a la cual ocurre. Aunque hasta ahora no puede predecirse si el movimiento crecerá como sueñan sus organizadores, su mera desordenada existencia hace transpirar al poder político y económico, sobre todo a partir de la adhesión de la central sindical AFL-CIO, que envió militantes a enfrentar la represión.

Remember Telleldín

Esta invocación a repetir en el corazón del capitalismo los métodos de la revolución árabe coincidió con la denuncia del Procurador General Eric Holder de un pintoresco complot organizado por las Brigadas Al Quds de la Jihad Islámica, para asesinar al embajador saudita en Washington que, según filtraciones extraoficiales del mismo gobierno estadounidense, incluirían nuevos atentados en Buenos Aires. Obama dijo que en su momento mostraría las pruebas. El general Colin Powell, el afroamericano que había ocupado el cargo de mayor importancia en su país antes de Obama, llegó a exponer en las Naciones Unidas sobre la presencia de Armas de Destrucción Masiva en Irak. Pero luego de la invasión dispuesta con ese pretexto, se demostró que esa clase de armamento nunca existió en Irak. Del mismo modo, fue un invento el ataque naval en el Golfo de Tonkin que hace medio siglo justificó la escalada en la guerra de Vietnam. Cuando estas falacias quedan al descubierto, siempre es tarde. Lo más notable es el tipo de combinación que el gobierno de Obama quiere que el mundo crea: un iraní que vive hace treinta años en Texas, donde se vio varias veces con la Justicia no por terrorismo sino por fraudes y quiebras, viaja a Irán, donde toma contacto con un militar iraní, es decir un terrorista antioccidental. De regreso a su país, donde nunca nadie lo escuchó hablar de política, hace un contacto en México con el cartel de los Zeta, que se encargará del operativo. Las combinaciones fueron realizadas por teléfono de línea, los pagos se transfirieron desde Irán por el sistema bancario y los Zeta que manejan enormes cantidades de dinero se conformaron con un millón y medio para operar en el corazón del poder mundial. Como final feliz, el narcotraficante mexicano en realidad era un agente de la DEA. Esta historia exuda a entrapment o sting operation, es decir la incitación a delinquir por parte de las autoridades. El escepticismo de la prensa estadounidense ha sido estruendoso, alimentado por las investigaciones de los centros de estudios más serios sobre la situación en México y Centro America, como InSight Organized Crime. Esta ONG señaló que según el informe oficial el vendedor de autos y su presunto contacto narco se reunían para planificar los atentados en la ciudad de Reynosa, “que no es territorio de los Zetas sino del Cartel del Golfo”. También la red de Inteligencia Southern Pulse desdeñó que Irán pudiera creer que los Zetas “atacarían un blanco en Estados Unidos”, porque “respetan al FBI y a la Justicia”, sostuvo su director Samuel Logan.

Hay una coincidencia llamativa, sobre todo para la Argentina: el detenido por el complot es un vendedor de autos usados que se manejaba en los márgenes de la ley. Es notable que nadie se haya preguntado si el perfil del idiota elegido para la trama no se modeló sobre el de Carlos Telleldín. Hasta que puedan evaluarse las presuntas pruebas, el gobierno argentino deberá moverse con más cautela que nunca en este terreno cubierto de cáscaras de banana.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-179001-2011-10-16.html

BATAHOLA EN LAS CALLES DURANTE LA MANIFESTACION DE INDIGNADOS

Furia y represión en Roma

Unos 100.000 jóvenes, estudiantes universitarios, desocupados y empleados temporarios desfilaron por las calles del centro hasta que un enfrentamiento entre grupos de choque y la policía puso fin a la manifestación.

Comparta esta nota con un amigo

E-Mail de su amigo  
Su nombre  
Su E-Mail  
   

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Reguero de piedras tras la batalla entre policías y encapuchados en Roma.
Imagen: EFE.

En el coro de los indignados que hoy protestaba en más de 900 ciudades de 82 países, no faltó Roma en la que, según los organizadores, unos 100.000 jóvenes, estudiantes universitarios, desocupados y empleados temporarios se dieron cita para desfilar por las calles del centro, pero cuya manifestación prácticamente no pudo llegar a su fin por el enfrentamiento entre grupos de choque y la policía.

La protesta contra la política económica de los países europeos que maltrata a jóvenes y de-socupados y privilegia al mundo financiero, se organizó para el mismo día que en París se reunían los ministros de Economía y titulares de Bancos Centrales del Grupo de los 20, para buscar soluciones a la crisis europea.

La manifestación en Roma, que empezó siendo pacífica como pacíficos eran la mayor parte de sus participantes y los objetivos, degeneró poco después cuando grupos de encapuchados, como los llamados Black Bloc, comenzaron a lanzar petardos, piedras y otros objetos contundentes contra vidrieras de bancos y supermercados e incendiaron autos y contenedores de basura.

La marcha había comenzado en la Plaza de la República para pasar luego cerca del Coliseo y terminar en la Plaza de San Juan de Letrán, lugar tradicional de las manifestaciones de la izquierda. Enarbolaban carteles alusivos a los bancos y a la deuda pública italiana, considerada entre las más importantes de Europa y que está causando graves problemas a su economía. “No-sotros no pagaremos la deuda”, “Unidos para el cambio global”, decían algunos.

Organizada en todo el mundo gracias a las redes sociales y a Internet en general, la manifestación apuntó en Europa contra las políticas económicas de los gobiernos, los bancos, las multinacionales y otros poderes fuertes, dijeron los organizadores. La marcha, a la que adhirieron sindicatos, organizaciones contra la globalización y partidos políticos varios, mayormente progresistas –pero ninguno de ellos con su propia bandera o insignia– llevaba un cartel inmenso al principio con la frase, en varios idiomas, “Pueblo de Europa levántate”. Otros carteles daban una idea de la rabia de los manifestantes: “Ellos la crisis, nosotros la alternativa”, “Desarmemos a los mercados”, “Cristo esta aquí, ¿cuándo estará toda la Iglesia?”, “Que la especulación financiera pague un impuesto”, “Primavera árabe, otoño europeo”, “¡Occupy Rome!”, “¡El fin no justifica los medios!”.

Decenas de camiones de la policía habían sido distribuidos en la ciudad por miedo a los desórdenes que se temía podrían ser provocados por exponentes de los llamados movimientos insurreccionales, anarquistas u otras organizaciones similares. Se temía en particular el accionar de los llamados Black Bloc que, en diciembre de 2010, incendiaron coches, atacaron bancos y rompieron vidrieras como desde los años ’70 no se veía en Roma. Y la acción de estos jóvenes, enteramente vestidos de negro, con pasamontañas, cascos de motocicletas y palos, llegó puntualmente.

La batalla campal entre los camiones hidrantes de la policía, de los carabineros y de la Guardia de Finanzas y los grupos violentos duró varias horas, pero se produjo sólo en algunos puntos de la ciudad, áreas en las que casi no se podía respirar por el humo de los gases lacrimógenos y de los petardos. Hubo al menos 20 heridos y el incendio de un edificio y de un camión de carabineros. Pero no se vio a los hombres de la policía reprimir con sus palos a los manifestantes, aunque los jóvenes seguían tirándoles piedras y cuanto objeto contundente encontraban por la calle. Los camiones hidrantes iban de acá para allá, mojando a todo el mundo y tratando de contener el avance de los violentos. Mientras los enfrentamientos continuaban por un lado, la parte pacífica de la manifestación seguía su curso hacia la Plaza de San Juan de Letrán, casi sin saber qué estaba pasando a pocas cuadras de distancia. Tanto los manifestantes pacíficos como el mundo político italiano, de derecha y de izquierda, condenaron la violencia. Entre otros el presidente de la provincia de Roma, Nicola Zingaretti, del área progresista, expresó su solidaridad con aquellos que hoy manifestaron pacíficamente para llamar la atención de las instituciones y por una sociedad más justa.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-179000-2011-10-16.html


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: