Posted by: anotherworldip | 12/11/2011

nube

Vinton Cerf: “Hay mucho por

inventar”

En 1972 fue uno de los creadores de Internet mientras trabajaba para el Pentágono desde la Universidad de Stanford; hoy está en Google. Aquí, sus predicciones sobre la Red, Facebook y la “nube”.

POR Horacio Bilbao y Andres Hax

 

PIONERO. Vint Cerf, uno de los creadores de Internet, en las oficinas de Google en Buenos Aires.

RIESGO. "Con las herramientas que usamos, violamos nuestra propia privacidad" dice Cerf, uno de los inventores de Internet. RIESGO. “Con las herramientas que usamos, violamos nuestra propia …

 

 

A su fama por ser uno de los inventores de Internet, Vinton Cerf (EE.UU., 1943) le imprime una presencia implacable. Su vestimenta y talento de orador eximio cautivan en un auditorio de la UBA o en entrevistas como esta, que tuvo lugar la semana pasada en las oficinas de Google en Puerto Madero. El privilegio de charlar con alguien que, digamos, se adelantó un cuarto de siglo a muchas de las sorpresas virtuales que se masificaron a mediados de los noventa, contrasta con la obvia necesidad de elegir un cuestionario amplio, de difícil profundización. Así es el mundo de las entrevistas periodísticas. Entre otros temas, quitamos del medio entonces al omnipresente affaire SOPA, una polémica propuesta de ley contra la piratería que permitiría bloquear IPs en los EE.UU. sobre la cual Cerf cantó su oposición en las dos conferencias que dio en Buenos Aires. Saltamos así a un encuentro con este hombre enigmático que en 1972 inventó Internet trabajando para el Pentágono desde la Universidad de Stanford y que, desde hace un tiempo, se instaló en Google con el curioso cargo de Vicepresidente y Jefe Evangelizador de Internet. Título que, de más está decirlo, Vinton Cerf honra con toda seriedad.

Hoy, ¿podemos decir que Internet ha tenido un efecto homogenizador sobre la cultura?

De ninguna manera. Pero sí nos familiariza con nuevas formas de intercomunicación. Lo vemos en el uso de los celulares, y en la capacidad para bajar y crear aplicaciones. Cualquiera puede hacerlo. Podríamos perder esa posibilidad de elegir si la Red dejara de ser abierta, si no fuera posible para cualquiera construir y hacer disponible una idea, una aplicación, un servicio. Si eso se cierra, estaremos forzados todos dentro del mismo molde. Internet hace lo opuesto de homogenizar. Permite y acomoda la heterogeneidad, las variaciones culturales.

Usted es optimista, pero hay gente que teme su gran poder de vigilancia, entre otras cosas…

No vamos a tener un debate legal, llevaría demasiado tiempo. Pero son preocupaciones razonables. La primera observación es que nosotros somos, tal vez, nuestros propios enemigos cuando se trata de la privacidad. Un ejemplo: sacás una foto en las pirámides de Egipto; alguien aparece en esa foto sin que sea la intención. Posteás la foto y un tercero viene y reconoce a esa persona y la etiqueta. Ahora otra persona que lo conoce dice: “¿Pero me dijiste que estabas en París y yo veo tu foto en El Cairo?”. Esa persona está en problemas. Nosotros mismos estamos, de alguna manera, violando nuestra propia privacidad. Esto no se traduce a nuevas restricciones legales sino en una necesidad de nuevas normas sociales dentro de este entorno online . Aún no sabemos, colectivamente, cuales deberían ser esas normas. Vamos a tener que descubrirlas. Pero en un escenario global, que cruza fronteras internacionales, culturales, definir cuáles son las normas globales de comportamiento social en un entorno online no es algo que podamos predecir.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, dice que Facebook, Google y Yahoo son herramientas de espionaje funcionales a los servicios de inteligencia de los EE.UU.

No creo que sea su intención. Desde el punto de vista de Google, estamos muy interesados en saber cosas sobre patrones de comportamiento de nuestros usuarios. Nos ayuda a averiguar si hay o no una publicidad que pueda ser de interés para alguien. Pero no tenemos que saber tu información financiera y tu identidad y todas estas cosas para responder a una búsqueda. Lo que necesitamos saber es “qué tipos de patrones formas” y “¿tengo publicidades que concuerdan con esos patrones?” Eso lo hacemos bastante bien. No compartimos la información con nadie. El modelo de negocio es: resguardamos la información para construir modelos de los patrones de comportamiento. Y protegemos la privacidad de la gente.

Las editoriales siguen preocupadas por el avance de Google Books. En Frankfurt, se dijo que podría ser un jugador demasiado dominante en la cultura. ¿Cuál es su respuesta a este temor?

El papel, como medio, ha sido una de las formas más baratas de conseguir que gran cantidad de información llegue a muchas personas. Por eso fue tan importante la invención de la imprenta. Pudo crear libros que no eran tan costosos (al contrario de los manuscritos). La economía de la información digital es tanto mejor que la economía de información sobre soportes físicos, y eso motiva una migración de la producción de contenidos hacia el mundo online . Es fácil reproducir y distribuir contenido digital, y eso preocupa a los editores. Su modelo de control de distribución y reproducción ya no funciona tan bien. ¿Cuál es la solución? Una es intentar poner todo bajo llave, esposar a la gente y prevenirla de reproducir contenido digital. Esto enloquece a las personas. Hay que buscar respuestas razonables. Nos tenemos que sentar con los autores, los editores, los abogados y los ingenieros y decir: Ok, ¿qué queremos? Queremos premiar a la gente por producir contenido. No todos quieren cobrar por el contenido que producen. La gente que sube cosas a Facebook o YouTube busca visibilidad, y que lo que están produciendo sea útil e interesante para otras personas… Una manera de resolver estos problemas sería quizá dando un paso atrás, mirando los viejos modelos y pensando qué resultados queremos lograr. Y luego sí, los ingenieros, los científicos y los legisladores deberán averiguar qué tipo de reglas producirán esos resultados. Pronostico que esas respuestas no van a ser poner todo bajo llave.

Editores, empresas, legisladores… ¿tendrán peso los usuarios en este juego de decisiones?

Espero que sí. Una de las cosas más interesantes de Internet es que puede amplificar voces antes acalladas. Y puedes ver esto cuando un grupo de personas descubre una causa en común. Es importante que los usuarios tengan una voz y que se preserve la habilidad que tienen ahora para cooperar entre ellos. Por supuesto no van a estar siempre de acuerdo, pero es importante que tengan libertad para debatir y ver qué sale de eso. Internet podría ser, y debería, la herramienta de una sociedad democrática. Algunos gobiernos le temen a esto. En la historia de nuestra sociedad cualquier persona que intentó reprimir la información no duró mucho tiempo, porque eventualmente la gente quiere esa información y quiere compartirla.

A usted le gusta la ciencia ficción. Si pudiera volver a tener 17 años, ¿cómo encararía su carrera y su vida viendo qué es la Web y sus posibilidades? Vería que este entorno en Red ha ocupado una gran parte de mi vida. Lo uso todos los días. Y reconozco que el poder de este sistema es su software . Tenemos hardware y móviles, pero es el software el que lo hace funcionar. Entonces mi primera reacción es que hay una gran oportunidad aquí para inventar nuevo software y aplicaciones para este entorno. En segundo lugar, buscaría que funcione mejor, volverlo más rápido, más confiable, conseguir que más información esté disponible dentro del sistema y que se pueda descubrir de diferentes maneras.

Por ejemplo, ¿saben qué es Google Googgles? Permite hacer búsquedas en Internet tomando fotos, sin ingresar texto. Me encantaría empujar esa idea un poco más. Poder hablar con la Red. No quiero tipear sólo palabras clave. Quiero que el sistema discuta conmigo sobre lo que estoy buscando.

La inteligencia artificial; la comprensión de idiomas naturales; formas alternativas de interactuar con la Red; artefactos multi-touch; interacción hablada. Todas esas cosas están el horizonte o en uso hoy. Entonces tengo 17 años y miro todo esto pensando: es una oportunidad abierta para intentar nuevas ideas. Y espero que la Red se mantenga lo suficientemente abierta para que cada persona de 17 años pueda intentar hacer algo.

¿Cuál es el próximo paso en relación a “la nube”, esa metáfora que alude a los servicios que se utilizan a través de Internet?

Mis amigos que son ingenieros de la nube odian cuando les digo, “la nube es sólo tiempo compartido con esteroides”. Es casi eso porque cada servicio web al cual accedés es una máquina con tiempo y recursos compartidos. Cuando hacés una búsqueda en Google y te dice 10.468.000 resultados en 0.018 segundos es porque hubo muchas máquinas trabajando para conseguir tu resultado. Es una nueva forma de computar, impulsada por la economía de la computación. Los chips son cada vez más baratos y rápidos, hay más memoria. Todas estas cosas nos dejan construir el sistema de la nube en una forma que lo hace más útil que antes. No se cuál es el próximo paso, pero si tenemos un trabajo pendiente es que las nubes interactúen entre ellas. En los comienzos de Internet, las redes de computadoras no podían hablar entre sí. Internet lo hizo posible. Necesitamos lo mismo ahora en la nube. Necesitamos asegurarnos de que todas las nubes saben cómo interpretar esa información entre ellas. En 2011, estamos en la misma situación que estuvo Internet en 1972, hay muchas oportunidades para nuevas invenciones e ideas.

fiente Ñ:

http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/Vinton-Cerf-Internet-Google-futuro-facebook-nube_0_602339775.html


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: