Posted by: anotherworldip | 03/11/2012

ÉTICA

Internet necesita una dosis más fuerte de ética

POR PETER SINGER PROFESOR DE BIOETICA, UNIVERSIDAD DE PRINCETON

El año pasado comenté a una colega que incluiría el tema de la ética de Internet en un curso que estaba dictando. Me sugirió que leyese una antología recientemente publicada sobre ética informática y adjuntó el libro completo en su mensaje de correo electrónico . ¿Tendría que haberme rehusado a leer un libro pirateado? ¿Estaba recibiendo bienes robados, como proponen quienes favorecen leyes más estrictas contra la piratería en Internet? Si robo un libro a la vieja usanza, me lo quedo y su dueño original ya no lo tiene. Yo estoy mejor, y esa persona, peor.

Cuando la gente usa libros pirateados, la editorial y el autor a menudo pierden: no perciben las ganancias por la venta del libro.

Pero, si mi colega no me lo hubiese enviado, habría retirado el libro de la biblioteca de mi universidad. Me ahorré ese tiempo, y parece que nadie perdió por ello. (Curiosamente, dada la temática del libro, no está a la venta en formato digital). De hecho, otras personas también se beneficiaron por mi elección: el libro siguió estando disponible en la biblioteca para otros usuarios.

Por otro lado, si el libro no hubiese estado disponible y esos otros usuarios lo hubieran solicitado al personal de la biblioteca para retirarlo o reservarlo, su demanda podría haber sido notada y tal vez se hubiese solicitado una segunda copia. Pero la probabilidad de que mi uso del libro hubiese persuadido a la biblioteca de comprar otro es reducida. Y, en todo caso, esta situación dista mucho del caso de robo estándar.

Pregunté a los 300 alumnos de mi clase de ética quiénes no habían descargado algo de Internet, a sabiendas, o sospechando, queinfringían derechos de autor . Sólo cinco o seis levantaron sus manos. Muchos de los restantes pensaban que lo que habían hecho estaba mal, pero dijeron que “todos lo hacen”. Otros comentaron que no hubiesen comprado la música o el libro de todas maneras, por lo que no estaban dañando a nadie.

No pareció que ninguno de ellos estuviese preparado para dejar de hacerlo.

Además de lector, soy autor. Una de las maravillas de Internet es quealgunos de mis antiguos trabajos, agotados desde hace tiempo, son ahora mucho más fáciles de encontrar que antes … en versiones pirata . Por supuesto, soy mucho más afortunado que otros autores o artistas, porque mi salario académico me permite no depender de los derechos de autor para alimentar a mi familia. Sin embargo, necesitamos encontrar una forma de maximizar el sorprendente potencial de Internet y recompensar adecuadamente a los creadores.

Australia, Canadá, Israel, Nueva Zelanda y muchos países europeos ahora cuentan con un derecho de remuneración por préstamo público , diseñado para compensar a los autores y editoriales por la pérdida de ventas causada por la presencia de sus libros en bibliotecas públicas.

Necesitamos algo semejante para Internet . Una tarifa por usuario podría solventarlo y, si el costo fuese lo suficientemente bajo, el incentivo a usar copias pirateadas disminuiría. Si eso se combina con la coerción contra los sitios web superabusivos, el problema puede tener solución. De otro modo, las personas más creativas deberán ganarse la vida de otra manera, y todos saldremos perdiendo.

Copyright Project Syndicate, 2012.

http://www.clarin.com/opinion/Internet-necesita-dosis-fuerte-etica_0_661733878.html


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: