Posted by: anotherworldip | 04/02/2012

Fukushima

Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas
. Energía nuclear .
Un año después de Fukushima

David Lochbaum Y Edwin Lyman (Union Of Concerned Scientiss)

 

[El texto que reproducimos a continuación es la Introducción del informe presentado por la Union of Concerned Scientists (UCS) el pasado 6 de marzo. La UCS es una de las organizaciones mas reconocidas del mundo en materia de energía nuclear y nuestra web publicó varios documentos suyos a raíz del accidente de Fukushima. Esta organización no se declara ni anti ni pro nuclear, se dedica simplemente a velar por la seguridad de las centrales nucleares, aunque reconociendo que es imposible hacerlas completamente seguras.

Consecuentemente con esta tarea el informe que acaba de publicar se pregunta qué debería hacerse y qué se ha hecho en los Estados Unidos para mejorar la seguridad de las centrales después de Fukushima, partiendo de que un accidente similar puede ocurrir allí y en cualquier parte del mundo, ya sea a causa de un fenómeno natural (no necesariamente un terremoto y un tsunami) o de un atentado terrorista. Su balance de la actuación del organismo regulador americano (NRC) es francamente malo.

Sería iluso esperar que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) hubiera hecho mejor los deberes que su homólogo americano. Ha declarado que “no se ha detectado ningún aspecto que suponga una deficiencia relevante en la seguridad de las instalaciones” y que “No se ha identificado ningún aspecto…que pudiera requerir medidas urgentes”.

(http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/12/22/actualidad/1324581712_132604.html). 
Se ha limitado a proponer algunas medidas de seguridad y a dar de plazo hasta 2016 para que las eléctricas las lleven a cabo. El CSN no ha evaluado todavía cómo resistirían las nucleares el impacto de un avión o un atentado terrorista y cuando lo haga los resultados no se harán públicos. Pero en cambio, se ha apresurado en avalar el funcionamiento de los dos reactores de Ascó durante otros 10 años y en autorizar la prórroga del funcionamiento de Garoña (gemela del reactor nº 1 de Fukushima), que el gobierno Zapatero había limitado a 2013 y que el gobierno del PP quiere prolongar hasta 2019.Frente a esta irresponsabilidad del CSN y del gobierno las organizaciones ecologistas exigen sacar las lecciones de Fukushima y establecer un calendario de cierre escalonado de las nucleares, empezando por Garoña.

(http://www.ecologistasenaccion.org/article11312.html).

Martí Caussa]

 

 Se pensaba que los seis reactores de la central nuclear japonesa de Fukushima Dai-ichi estaban preparados para superar un terremoto, un tsunami, el corte de la corriente alterna producida en los propios generadores y el problema imprevisto de tener que enfriar el núcleo de los reactores. Debido a que la central se halla en una zona conocida por su actividad sísmica, sus edificios y sistemas de seguridad estaban diseñados para resistir las fuerzas ejercidas por el movimiento del suelo durante un terremoto. Asimismo, se había construido frente al mar un muro de contención de más de cinco metros de altura para proteger la central de un tsunami. Había grupos de baterías para alimentar los equipos de emergencia esenciales  durante ocho horas si fallaban tanto la alimentación eléctrica normal como los generadores de emergencia. La central disponía de sistemas seguros de ventilación de la estructura de contención, para el caso poco probable de que fallaran todos los demás sistemas de refrigeración de emergencia. Y los trabajadores de la central habían sido instruidos en los procedimientos a seguir en respuesta a estas contingencias.

 

 Sin embargo, los acontecimientos del 11 de marzo de 2011 demostraron la insuficiencia de estas medidas, pues resultaron ser mucho más extremos que lo que la central, tal como estaba diseñada, podía resistir. Un terremoto y el tsunami que provocó dañaron gravemente la red eléctrica y los generadores de emergencia de la central. Las baterías y los sistemas de emergencia que alimentaban retrasaron el deterioro significativo de dos de los tres núcleos de los reactores que en aquel momento estaban operando, pero no evitaron que estos resultaran dañados. A pesar de los buenos sistemas de ventilación, no se produjo un venteo de la estructura de contención a tiempo, de manera que los núcleos de los reactores afectados se sobrecalentaron y fundieron, provocando explosiones de hidrógeno que no solo causaron daños generalizados en tres de las vasijas de los reactores, sino también la emisión de materias radiactivas. Y aunque los trabajadores se atuvieron a los guiones ensayados, el accidente no lo hizo.

 

 Los diseños de los reactores de Fukushima Dai-ichi se asemejan mucho a los de muchos reactores de EE UU, y tanto los reactores japoneses como los estadounidenses tienen procedimientos similares de respuestas a situaciones de emergencia. Sin embargo, mientras la mayoría de reactores de EE UU tal vez no estén expuestos al doble golpe de un terremoto y un tsunami, son vulnerables a otras catástrofes, incluida la rotura de presas. Desde el accidente de Fukushima, cuatro centrales nucleares de EE UU han sufrido los efectos de tornados, inundaciones y un terremoto (véase más abajo). Es más, un ataque terrorista podría dar lugar a situaciones graves del mismo tipo.

 

 ¿Qué se ha hecho en este año transcurrido para garantizar que una catástrofe similar a la de Fukushima no ocurra en EE UU? Como comentamos en detalle en este informe, la Comisión Reguladora de la Energía Nuclear de EE UU (NRC, en inglés), que es responsable de garantizar la seguridad de la energía atómica en este país, ha especificado una serie de pasos encaminados a reducir la vulnerabilidad de los reactores de EE UU. Sin embargo, incluso los pasos teóricamente mas urgentes tardarán varios años; los demás necesitarán más de cinco años para llevarse a cabo. Y todavía no está claro si tales medidas serán eficaces. La eficacia depende sobre todo de las normas básicas que concretan la aplicación de dichas medidas, y la NRC y la industria nuclear todavía tienen que elaborar en detalle esas normas.

 

 Una espada de Damocles especialmente grande que pende sobre la cabeza de la NRC es el hecho de que la comisión no haya abordado la principal recomendación de su propio grupo de trabajo, formado inmediatamente después de la catástrofe de Fukushima. Esta recomendación dice que la agencia debe clarificar el marco normativo relativo al modo de afrontar acontecimientos que sobrepasan la “base de diseño”, como el corte prolongado del suministro eléctrico que causó los daños generalizados en Fukushima, es decir, acontecimientos más graves que los que tradicionalmente sirven de base para el diseño de los reactores. En estos momentos existen ciertos requisitos de la NRC que se aplican a determinados tipos de acontecimientos que sobrepasan la “base de diseño”, pero no a otros. Puesto que la mayoría de las demás recomendaciones tratan precisamente de sucesos de este tipo, es preciso aclarar antes que nada el marco normativo para sentar las bases adecuadas. Sin embargo, la NRC ha relegado esta tarea a la parte baja de su escala de prioridades.

 

 Inventario de riesgos relacionados con el clima

 

 La naturaleza asestó un golpe devastador a Fukushima Dai-ichi, pero con algunas variantes locales esto podría haberle ocurrido a cualquier reactor del mundo. El año pasado, y tan solo en EE UU, hubo reactores nucleares expuestos a situaciones de emergencia relacionadas con el clima en cuatro ocasiones. Aunque ninguno de esos acontecimientos causó una catástrofe como la de Fukushima, todos ellos supusieron una relativa aproximación a aquella situación. En todos los casos, las inclemencias naturales inutilizaron o pusieron a prueba la fuente de alimentación eléctrica normal. En muchos casos, la fuente de energía de reserva también se vio afectada. Estos acontecimientos pusieron en evidencia las numerosas vulnerabilidades que las recomendaciones del grupo de trabajo tratan de paliar:

 

– El 16 de abril de 2011, un tornado dañó el centro de conmutación de la central nuclear de Surry en Virginia y provocó la desconexión automática de los dos reactores que estaban funcionado casi a plena potencia. Los generadores de emergencia se pusieron en marcha inmediatamente en respuesta a la pérdida de potencia de la red eléctrica y alimentaron los equipos de emergencia hasta que la red eléctrica se restableció unas 24 horas después.

 

– El 27 de abril de 2011, un tornado dañó la red eléctrica cerca de la central nuclear de Browns Ferry en Alabama y provocó la desconexión automática de los tres reactores que estaban funcionado casi a plena potencia. Uno de los generadores de la Unidad 3 estaba en ese momento fuera de servicio debido a tareas de mantenimiento regular, pero los demás generadores se pusieron en marcha inmediatamente en respuesta al corte de la alimentación eléctrica. Sin embargo, durante el suceso falló el generador de emergencia del sistema de seguridad, al igual que la bomba de extinción, accionada con un motor de gasóleo.  Además, los operadores de la Unidad 1 no se percataron de que el nivel de agua en el núcleo del reactor bajó tanto que puso en marcha automáticamente un sistema de corrección. A pesar de estas complicaciones, el sistema en su conjunto permitió enfriar efectivamente los núcleos de los reactores y las piscinas de combustible usado hasta que se restableció el suministro normal de electricidad de la red al cabo de cinco días.


– El 6 de junio de 2011, los operadores de la central nuclear de Fort Calhoun en Nebraska declararon “un suceso inusual” –el menos grave de las cuatro categorías de emergencia establecidas por la NRC– cuando se produjo una inundación en los alrededores del único reactor de la central, que estaba parado desde el mes de abril para reponer combustible. Los operadores elevaron la categoría de emergencia a “alerta” –la segunda menos grave– el 7 de junio debido a un incendio en una sala llena de cuadros eléctricos. Ese mismo día, la situación de emergencia se rebajó de nuevo a la categoría de suceso inusual después de que los trabajadores hubieran extinguido el incendio y comprobado que los daños no suponían ninguna amenaza para la seguridad. Sin embargo, la inundación persistió durante semanas. El 26 de junio, unos trabajadores dañaron accidentalmente una barrera de protección construida temporalmente alrededor de los principales transformadores de la central. A modo de precaución, los operadores decidieron utilizar los generadores hasta el 11 de junio, cuando los trabajadores acabaron de reparar la barrera temporal y evacuar el agua que había penetrado a través de la brecha. Los operadores de la central restablecieron la normalidad el 29 de agosto, 84 días después de que se hubiera declarado el suceso inusual, cuando las aguas descendieron por debajo del nivel de peligro.  La central de Fort Calhoun permaneció parada hasta finales de 2011 a fin de corregir otros problemas de seguridad no relacionados con la inundación.

 

– El 23 de agosto de 2011, un terremoto cuyo epicentro se hallaba a unos 18 kilómetros de la central nuclear de North Anna en Virginia provocó la desconexión automática de ambos reactores, que estaban operando a plena potencia, cuando se interrumpió la conexión de la central con la red eléctrica. Los generadores de emergencia se pusieron en marcha automáticamente. Los trabajadores desconectaron manualmente uno de estos generadores 49 minutos después debido a una fuga de refrigerante del motor y en su lugar pusieron en marcha un generador de emergencia alternativo. La conexión con la red eléctrica se restableció unas nueve horas más tarde. La magnitud del terremoto sobrepasó el grado sísmico de la base de diseño y requirió minuciosas inspecciones y pruebas para comprobar que el movimiento del terreno no hubiera dañado equipos de seguridad. Los reactores de pusieron de nuevo en marcha tres meses después del suceso.

 


 

http://allthingsnuclear.org/post/18897282458/us-nuclear-power-safety-one-year-after-fukushima

Traducción: VIENTO SUR

 

fuente:

http://www.vientosur.info/articulosweb/noticia/?x=4967


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: