Posted by: anotherworldip | 09/03/2012

momentos

Santos momentos

Por Santiago O’Donnell

Siempre es un buen momento para buscar la paz. Esta semana el presidente colombiano Juan Manuel Santos (foto) anunció que su gobierno había empezado conversaciones exploratorias con la guerrilla de las FARC, que ya lleva medio siglo de lucha armada. La noticia fue muy bien recibida en Colombia, donde desde la Iglesia hasta las cámaras empresariales, pasando por el Congreso y el Poder Judicial, surgieron manifestaciones de apoyo para el proceso que acaba de empezar. En el mundo también se anotaron casi todos para aplaudir, desde Estados Unidos y la Unión Europea hasta Cuba y Venezuela, pasando por las Naciones Unidas y los países de la región. Las declaraciones, los comunicados se sucedieron toda la semana. En tono cauto pero optimista celebraban la decisión del presidente y de los guerrilleros de iniciar un diálogo.

La nota discordante la dieron el ex presidente Alvaro Uribe y sus seguidores. Insisten con la idea de solucionar el problema que plantea la guerrilla a través del aniquilamiento militar. Sienten que estaban más cerca de hacerlo cuando gobernaba Uribe y que en estos últimos dos años han retrocedido, porque bajo Santos los militares se han ablandado.

Es difícil medir eso. Algunos expertos señalan que en los últimos años las FARC se han reducido en tamaño y alcance, pero otros dicen que hay un resurgimiento. Sin ir más lejos esta semana, horas antes del anuncio del inicio de las negociaciones, una serie de atentados con bombas atribuidos a las FARC causaron seis muertes en Meta. Horas después, el ejército anunciaba que había abatido a cinco guerrilleros y capturado a un jefe en combates en Cauca.

La violencia continúa y ese es un tema crucial. La ex senadora Piedad Córdoba, que viene mediando desde hace años, lo dijo con crudeza: “Sería bueno que ahora dejen de dispararse aunque sea por un día”. El cese del fuego debería ser el próximo paso lógico de este proceso.

Para los uribistas fue un error haber empezado a negociar sin que los rebeldes depongan sus armas, pero también deberían reconocer que los guerrilleros hicieron otro tipo de concesiones, igualmente valiosas, para que pueda empezar un proceso que todos saben que no va a ser fácil. Por primera vez desde que fracasaron las negociaciones en San Vicente del Caguán, en 1999, las FARC aceptaron negociar sin que se les garantice una zona de despeje, un santuario libre de militares colombianos. Y el despeje no era ningún capricho sino la consecuencia natural del fracasado diálogo de los ochenta, cuando las FARC depusieron las armas y formaron un partido político, la Unión Patriótica, sólo para ver a sus líderes masacrados por grupos paramilitares.

Ahora empieza de nuevo. Sin despeje, sin cese de fuego, sin grandes anuncios ni gestos exagerados, con la ayuda de Noruega y Cuba, que son los países garantes, más Venezuela y Chile, que fueron nombrados países “acompañantes” del proceso.

En esto hay que reconocerle algunos méritos al presidente colombiano. Santos llegó al gobierno después de haber sido ministro de Defensa de Uribe. En esa época Santos era visto como el más duro dentro de un gobierno duro, renuente hasta para negociar la suerte de rehenes famosos con años de cautiverio, apostando todo a la solución militar. Uribe gobernaba bajo la doctrina que él llamaba “seguridad democrática”, y consistía en una guerra frontal financiada con los millones del Plan Colombia, un programa que hizo de aquel país el tercer receptor de ayuda directa militar de Estados Unidos en los últimos años, sólo detrás de Israel y Paquistán.

Cuando la fuerza aérea colombiana cruzó la frontera ecuatoriana para bombardear en campamento de Raúl Reyes en el 2008, Santos fue querellado en la Justicia ecuatoriana como presunto responsable de aquella invasión. Por eso sorprendió que, dos años más tarde, lo primero que hizo al asumir fue recomponer las relaciones con los vecinos, tensadas peligrosamente durante el régimen uribista. Primero arregló con Chávez, a horas de asumir, después llamó a Quito y recompuso con Correa, y después con Brasil y Cuba. Precisamente en Cuba, que es el país más cercano de las FARC, sin llegar a ser aliado, es donde empezaron las conversaciones entre el gobierno de Santos y la guerrilla. El acuerdo preliminar entre el gobierno y la guerrilla difundido esta semana precisa la fecha: 23 de febrero.

Según lo firmado el anuncio formal del comienzo de las negociaciones se hará en Oslo en una fecha que no fue precisada, y continuará en La Habana hasta su culminación. No se pone plazos, pero se compromete a publicar informes periódicos para evaluar el progreso. Propone cinco o seis temas puntuales que se deben acordar: los temas agrarios y de participación política que le interesa instalar a la guerrilla y los temas de alto el fuego, entrega de armas y reinserción en la sociedad que le interesa resolver al gobierno. El acuerdo incluye además algunas reglas de juego: cinco voceros-representantes por lado, no más de treinta personas por delegación, el proceso arranca con la discusión de los temas agrarios.

Parece bastante, suficiente al menos para sentar las bases de un buen acuerdo, o sea un acuerdo duradero. Se ve que en Colombia sobran negociadores con experiencia. Pero cuando se viene de la guerra, la paz es algo muy frágil, muy difícil de sostener, porque cualquier chispa puede encender un enfrentamiento que ya lleva tres generaciones. Conflicto armado que se despliega entre indígenas y campesinos en territorios vacíos de la presencia del Estado colombiano, y cuyo combustible es el negocio multimillonario de la producción, transporte y comercialización de la cocaína. Es así: la falopa alimenta y abastece las FARC para sobrevivir a los cañones del Plan Colombia, en una especie de empate catastrófico que frena el desarrollo y desangra al país.

Por eso va a ser difícil, porque el problema de la falopa sigue estando, porque hay integrantes de las FARC que no están convencidos, porque los uribistas están al acecho para decir, en cuanto puedan, “yo te avisé”.

Pero se trata de una oportunidad única, no sólo para el gobierno colombiano, sino también para las FARC. Durante cuarenta años las FARC tuvieron como único líder al legendario Tirofijo Marulanda. Su muerte por causas naturales a los 78 años marcó el fin de una era. Desde entonces las FARC perdieron en combate a dos sucesores de Tirofijo, Mono Jojoy y Alfonso Cano. El nuevo líder, Timochenko, asumió en noviembre del año pasado. A los 53 años es el primero de la nueva generación que alcanza el puesto máximo en la guerrilla. Formado militarmente en la Unión Soviética, doctor en Medicina, pertenece al sector militarista de la organización, el más intransigente. Pero otros jefes con perfil más político, como Iván Márquez y Rodrigo Granda, llevarán adelante la negociación, según informó la propia guerrilla. Imposible saber sin actúan de buena fe, pero al no haber despeje, ni tregua, ni cese del fuego, es más difícil sospechar que pusieron en práctica la vieja táctica guerrillera de negociar para ganar tiempo y reagruparse.

Por otro lado, Uribe acusa a Santos de especular políticamente y abrir el diálogo de paz para reasegurarse la reelección. También puede ser. Pero esta semana el presidente renovó su gabinete, entre otras razones para hacerle lugar en su gobierno a figuras extrapartidarias comprometidas en ayudarlo con el proceso de paz. Más allá de sus motivaciones, Santos demostró estar dispuesto a apostar todo su capital político en esta jugada.

El diálogo con las FARC no significa el fin de la violencia en Colombia, aunque sea un paso necesario y fundamental. También está el ELN, una guerrilla más chica que fue invitada a sumarse. Pero sobre todo persiste y evoluciona el fenómeno narco-paramilitar, con bandas de ex desmovilizados que vuelven a reciclarse en nuevas bandas de terroristas delincuentes con modalidades parecidas a las anteriores, pero cada vez más al margen de la política y más cerca del crimen organizado.

También hay lugar para el optimismo. “Con Juan Manuel es otra cosa. Con él se puede hablar”, me dijo Correa en marzo del 2010, pocas semanas después del cambio de gobierno en Colombia. Anteayer Correa saludó el proceso de paz en el país vecino. “Es ahora o nunca que se puede alcanzar la paz en Colombia”, alentó. “Adelante y mucha suerte.”

fuente:

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-202433-2012-09-02.html


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: