Posted by: anotherworldip | 10/15/2012

Nobel

LA UNION EUROPEA RECIBIO LA DISTINCION A LA PAZ DEL COMITE NORUEGO

Un Premio Nobel para aguantar el ajuste

Sumida en la peor crisis de su historia, la Unión Europea (UE) recibió ayer el Premio Nobel de la Paz. Fue por su contribución a la democracia, la reconciliación y los derechos humanos en el Viejo Continente durante los últimos 60 años.

En lo que se consideró un fuerte respaldo a la lucha del bloque por su supervivencia, el Comité Nobel destacó, para otorgarle el galardón, el papel que cumplió la UE a favor de la paz. “Durante un período de 70 años, Alemania y Francia han combatido en tres guerras. Hoy una guerra entre ambos países es impensable. Esto demuestra cómo, por medio de esfuerzos bien intencionados y construyendo una relación de confianza mutua, los históricos enemigos se han convertido en estrechos aliados”, explicó el comité en un comunicado. Según el texto, la caída del Muro de Berlín hizo posible que se incorporaran a la Unión Europea varios países del centro y del este de Europa, abriendo una nueva era en la historia europea. “La división entre el este y el oeste llegó a su fin, la democracia se fortaleció, muchos conflictos étnicos se han solucionado”, detalló.

El comité reconoció que el bloque está atravesando por graves dificultades económicas y financieras, pero no se pronunció sobre el creciente rechazo popular a sus planes de ajuste fondomonetaristas para evitar la quiebra de los grandes bancos de la región. “Actualmente la UE sufre graves dificultades económicas y problemas sociales considerables”, dijo el presidente del comité, Thorbjoern Jagland, al anunciar la decisión en Oslo. “Este es un mensaje a Europa para que haga todo lo posible para asegurar lo que ha logrado y seguir adelante”, subrayó el noruego. Jagland, cuyo país paradójicamente no es miembro de la UE, resaltó que el bloque de 27 países y las instituciones que precedieron a la UE contribuyeron durante más de seis décadas a promover la paz, la reconciliación, la democracia y los derechos humanos.

Nacida de las ruinas de la Segunda Guerra Mundial y bajo el impulso de los seis países firmantes del Tratado de Roma en 1957, la UE fue entonces bautizada Comunidad Europea. A pesar de las crisis que se produjeron durante su crecimiento, unió los destinos de antiguos enemigos para convertirse en el mayor mercado común y la primera potencia económica del mundo, donde la libre circulación de bienes, personas, servicios y capitales estaba garantizada. A lo largo de los años, el proyecto se expandió hasta englobar a 27 Estados. De los países integrantes del bloque regional, 17 establecieron incluso una unión monetaria conocida como la Eurozona.

Como era de esperar, los principales líderes de Europa recibieron con regocijo el premio otorgado al bloque entre 231 candidatos, entre ellos disidentes rusos, líderes religiosos que trabajan por la reconciliación entre musulmanes y cristianos y las Abuelas de Plaza de Mayo. El premio fue una sorpresa en un momento en que la solidaridad europea se enfrenta a su mayor desafío en décadas, ante las profundas divisiones en el seno de la Unión, donde los países del Norte, ricos y liderados por Alemania, se muestran reacios a acudir en ayuda de los países del Sur, ahogados financieramente por una deuda excesiva y sometidos a políticas de austeridad. Un test de solidaridad, cuyos resultados todavía no se dieron a conocer, ya reveló profundas grietas en el proyecto europeo, que no goza de gran prestigio en la opinión pública y que suele ver a Bruselas, la capital de la UE, como un mundo distante y burocratizado.

El galardón consiste en una medalla, un diploma y un cheque de ocho millones de coronas suecas, unos 930 mil euros, un 20 por ciento menos que el año pasado. La UE sigue en la lista del Nobel de la Paz a las tres mujeres a las que se lo otorgaron en el 2011, la presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf, la también liberiana Leymah Gbowee y la activista yemení Tawakkul Karman. El presidente norteamericano, Barack Obama, lo recibió en el 2009 y el vicepresidente de Estados Unidos durante la gestión de Bill Clinton, Al Gore, lo ganó en el 2007.

Esta edición de los Nobel comenzó el lunes con la concesión del premio de Medicina al británico John Gurdon y al nipón Shinya Yamanaka. Continuó el martes con el anuncio de que el premio de Física recayó en el francés Serge Haroche y el estadounidense David Wineland. Los estadounidenses Robert Lefkowitz y Brian Kobilka fueron galardonados el miércoles con el Nobel de Química. Y, el jueves, se dio a conocer que el de Literatura lo ganó el autor chino Mo Yan. Tras el anuncio de ayer, la presente edición de los Nobel se cerrará el lunes, con la entrega del premio de Economía.

De acuerdo con la tradición, la entrega de los premios Nobel se realizará el 10 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la muerte del químico sueco, Alfred Nobel, en dos ceremonias paralelas. En Oslo se entregará el de la Paz y en Estocolmo los restantes.

fuente:

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-205478-2012-10-13.html

 

La paz o la catástrofe

Por Gabriel Puricelli *

Si hay un aspecto en el que la Unión Europea y las instituciones de posguerra que la precedieron fue exitosa fue en garantizar una paz duradera. Ese logro tiene la forma concreta de millones de europeos que tuvieron y siguen teniendo la larga vida que se les negó a los que murieron en las trincheras de las dos guerras del siglo XX, que incendiaron buena parte del planeta. La reconciliación franco-alemana fue una apuesta que tenía todas las probabilidades en contra. Se hizo realidad por el empuje de hombres de Estado empeñados en la hasta entonces utópica idea kantiana de la paz perpetua y de pueblos enteros, con sus movimientos obreros en el centro, que se negaron a reincidir en los nacionalismos asesinos que las burguesías habían atizado como parte de su afirmación como clase en los estados nacionales más vigorosos.

Vista de ese modo, la decisión del Comité Nobel designado por el Parlamento de Noruega (país que no forma parte de la UE, pero que no sería lo que es si ese experimento hubiera fallado) es de sentido común. Sin embargo, se han alzado algunas voces escépticas y hasta sarcásticas poniendo en cuestión lo adecuado de la misma. Ninguna de ellas ha dejado de mencionar que este premio llega en la estela de la decisión (que a la vista de los hechos posteriores resulta aún más inexplicable) de otorgarle este mismo premio a Barack Obama. Hay allí una demanda de consistencia que el Comité Nobel de Oslo no puede satisfacer, como lo prueba la lista de premios otorgados. En cualquier caso, no es justo cuestionar el mérito de la decisión adoptada ayer basándose en los débiles fundamentos de opciones anteriores. La sola escala de las dos guerras mundiales (y antes de ellas, de la devastación de las guerras decimonónicas) da la pauta de lo que se ha evitado.

Es bueno que persista la demanda de una paz universal basada en la justicia y es comprensible que se espere de la UE una contribución a ese objetivo que no quede atrapada en el atlantismo ni descanse en la comodidad de una seguridad puesta en manos de los EE.UU. Pero sería necio ignorar las catástrofes que su construcción evitó.

* Presidente del Laboratorio de Políticas Públicas (http://www.lppbuenosaires.net/)

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/205478-60788-2012-10-13.html

 

Un Nobel extraviado

Por Atilio A. Boron *

Si algo faltaba para terminar de desprestigiar al Premio Nobel de la Paz, otorgado por el Parlamento Noruego, fue la decisión de premiar a la Unión Europea. Esta distinción fue instituida en el testamento del magnate sueco Alfred Nobel para premiar “a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz”. Ya en el pasado hubo premiaciones que provocaron escándalo: un criminal de guerra como Henry Kissinger lo obtuvo en 1973, opacando el lauro que obtuvieran Martin Luther King, Desmond Tutu, Nelson Mandela, Rigoberta Menchú y nuestro Adolfo Pérez Esquivel en 1980. Antes, en 1936, otro argentino, Carlos Saavedra Lamas, había sido distinguido por su papel mediador en la fratricida guerra del Chaco entre Bolivia y Paraguay. Ya con la entrega del Nobel de la Paz a Barack Obama (2009) se podía percibir que el Parlamento Noruego estaba más preocupado por amigar a su país con los Estados Unidos que por premiar a quien realmente estuviera luchando por la paz. Ahora hizo lo mismo con la Unión Europea, a la cual en dos sucesivos referendos la población noruega rechazó ingresar. ¿Cómo premiar a una organización que, en estos momentos, ha declarado la guerra a sus pueblos imponiendo una brutal política de ajuste que sacrifica a sus poblaciones para salvar a los banqueros? ¿Cómo olvidar que la Unión Europea ha convalidado y apoyado el criminal bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, sancionando en 1996 una “Posición Común” concebida para aislar y poner de rodillas a la Revolución Cubana? ¿Y qué decir del acompañamiento que la UE viene haciendo de las aventuras militares del imperialismo norteamericano en Irak, Afganistán, Libia y, ahora, Siria; o su escandaloso silencio ante el genocidio de Rwanda; o su complicidad con el colonialismo del Estado de Israel y su criminal política hacia la nación palestina; o su indiferencia ante la suerte de los saharauíes; o su abúlica respuesta ante la destrucción y la muerte sembrada por Estados Unidos en la guerra de los Balcanes? Como bien lo recuerda Pérez Esquivel, este premio parece destinado a encubrir y/o justificar las operaciones militares que la Unión Europea, a través de la OTAN, lleva a cabo en los más apartados rincones del planeta. Los parlamentarios noruegos necesitan, con suma urgencia, que alguien les enseñe la diferencia entre la guerra y la paz. Y que se aprendan de memoria el testamento de Nobel, porque ¿desde cuándo la UE ha trabajado para abolir o reducir los ejércitos existentes o promover procesos de paz, atada como está al aparato bélico norteamericano?

* Sociólogo. Director del PLED.

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/205478-60789-2012-10-13.html

 

Para recuperar la memoria

Por Fernando Krakowiak

El Nobel de la Paz a la Unión Europea puede ser interpretado casi como un gesto de cinismo si se toma en cuenta que el bloque estuvo involucrado directamente, o a través de sus principales miembros, en las recientes invasiones militares a Afganistán, Irak y Libia. También resulta irónico que la distinción llegue en uno de los peores momentos de la Unión y provenga de un país europeo que rechazó formalmente integrar ese espacio regional en dos oportunidades. Sin embargo, el Comité Nobel del Parlamento noruego explicó ayer que el reconocimiento es por la contribución de la Unión durante más de seis décadas a promover la paz, la democracia y los derechos humanos en un continente que, antes de que este proyecto comenzara a construirse, había sido el epicentro de dos guerras mundiales. Desde este punto de vista, es indudable el aporte del bloque y muy importante que el reconocimiento llegue justo cuando la crisis económica, y fundamentalmente las recetas neoliberales para superarla, están siendo el caldo de cultivo para el resurgir del nacionalismo y la xenofobia.

Antes de la creación de la Unión Europea era algo “normal” que Francia y Alemania resolvieran sus disputas a través de las armas, arrastrando tras de sí al resto del continente. En la actualidad, esa situación es impensable debido al proceso de integración regional que llevó a Europa a atravesar el mayor período de paz de su historia. El bloque también sirvió para consolidar la democracia entre sus miembros, pues es una condición indispensable para formar parte. Quienes nacieron en el período actual de paz y democracia corren el riesgo de creer que esto fue siempre así o, peor aún, de pensar que eso no significa demasiado, sobre todo en países donde la desocupación y la pobreza avanzan. En este contexto, la distinción sirve para recuperar la perspectiva histórica y entender que la integración regional fue clave para dejar atrás un período de sombras. Tan clave como el Estado de Bienestar que ahora también está siendo cuestionado, pero no por minorías nacionalistas y xenófobas, sino por las propias autoridades europeas.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/205478-60790-2012-10-13.html

 

¡Qué grande!

Por Eduardo de la Serna *

Nobel a la Unión Europea.
¡Eso sí que es justicia! ¡Eso! ¡Para que aprendan!

Como cuando se lo dieron a Kissinger, que se ocupó de la Paz en el mundo entero impulsando el Plan Cóndor, o poner pacifistas en el gobierno como el generalísimo Pinochet, o Videla, o los pacifistas gobernantes de América latina. O cuando se lo dieron a Obama por ser el primer afrodescendiente en llegar a la presidencia del Imperio.

¡Esos son Nobel! Ahora la Unión Europea; para que Grecia aprenda por la fuerza el precio de la Paz; que los desocupados españoles y portugueses sepan que lo que les ocurre es en aras de la Paz. Y para que el Fondo Monetario pueda seguir sacando tarjetas amarillas, siempre en aras de la Paz. Por no recordar la importancia de la UE en Irak, Afganistán y demás pacificados.

Me acuerdo cuando el Nobel se lo daban a gente o a grupos menores como Amnesty, Pérez Esquivel, Rigoberta… Que haya un Premio de la Paz con el nombre del inventor de la dinamita parece llevar introyectado un oxímoron. Parece que se cierra la parábola. ¿Será que Bush, Astiz, Berlusconi y Amin Dada se preparan para el año que viene?

* Coordinador del Movimiento de Sacerdotes en Opción por los Pobres.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/205478-60791-2012-10-13.html

 

 

 

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: