Posted by: anotherworldip | 12/17/2012

ELS

ENTREVISTA CON EL EJÉRCITO LIBRE DE SIRIA (ELS)

“Mirar con vuestros propios ojos y

sumaros a la mayoría

revolucionaria, pues ese régimen es

un criminal que no respeta nada”

GHAYATH NAISSÉ

 

[¿Quién es realmente el Ejército Libre Sirio (ELS) que no ha dejado de estar en primera plana desde los primeros meses de la revolución siria? ¿Quienes son sus elementos, cual su composición? ¿Cuál es su estrategia? ¿Sigue una línea bien determinada o avanza a tientas? ¿Qué papel juega exactamente sobre el terreno? Para responder a estas cuestiones y a muchas otras, publicamos una entrevista con uno de los dirigentes del ELS, que ha sido realizada por Ghayath Naissé, militante socialista de la Corriente de la Izquierda Revolucionaria en Siria -LCR-web].

¿Qué es el Ejercito Libre de Siria, cómo emerge durante la revolución, está constituido solo de militares y desertores, dispone de una coordinación entre sus brigadas a nivel nacional o no hay más que grupos aislados unos de otros, cada uno de ellos con su ideología? ¿Qué papel tienen la disciplina militar y la moral revolucionaria en sus métodos? Y, finalmente, ¿cuales son los pilares de su actividad?

Al comienzo no había Ejército Libre, no existían más que los servicios de seguridad y los chabbiha del régimen, la mayoría de los cuales eran funcionarios y empleados de la administración, los cuarteles y las instituciones militares. Todos estaban colocados bajo la dirección de los servicios de seguridad (Información del Ejército del Aire, Seguridad Militar, Seguridad del Estado, Seguridad Política). Cada aparato tenía diversas secciones y el número de los aparatos de seguridad era de dieciocho. Aprovisionaba a los funcionarios (los chabbiha, con porras, porras eléctricas y bastones con la bandera del régimen para festejar la dispersión de las manifestaciones. Todo esto ocurría durante los seis primeros meses). Estas medidas eran utilizadas solo los viernes cuando las manifestaciones salían de las mezquitas tras la oración de la tarde. El régimen fletaba semanalmente autobuses para transportar los chabbiha a las zonas de las manifestaciones y su número dependía de la zona en que se producían las manifestaciones; cuando el régimen se mostró incapaz de dispersar las manifestaciones recurrió a los gases y cuando ésto no fue suficiente a los disparos de armas de fuego. Muchos manifestantes murieron. En lo referido al régimen esto es lo que hubo en el período de los seis primeros meses. Del lado de los manifestantes, no había más que los gritos en las manifestaciones y las pancartas. Tras cada asesinato perpetrado por el régimen, se oía algún grito de que había que adquirir armas, cualquier arma, pero enfrente estaba la reprobación de la aplastante mayoría a la simple evocación del recurso a las armas.

Hasta el mes de Ramadán de 2011, es decir al cabo de seis meses de la revolución, no había hecho su aparición ningún arma, a pesar de los asesinatos, las humillaciones, la tortura, las violaciones de domicilio. Este período está también marcado por las tentativas del régimen de dejar cajas de armas en los domicilios a fin de acusar a la población de tal o cual región de estar armada, pero sin éxito.

En octubre y noviembre de 2011, algunas personas que habían perdido un padre, un hermano u otro ser querido, comenzaron a adquirir un revólver y en el mejor de los casos un fusil ruso. Algunos vendieron sus objetos de valor o los de su esposa, como oro, para comprar armas. Estos individuos, civiles, formaron grupos y aplaudieron al Ejército Libre cuando oyeron hablar de él. No había ninguna coordinación entre los grupos grupo de una región a otra. En diciembre de 2011, las deserciones en el seno del ejército del régimen aumentaron y comenzamos a oír hablar de grupos y de brigadas. En el mejor de los casos la brigada tenía en su seno dos o tres oficiales. La coordinación entre ellos era débil debido a la multiplicación de los canales de apoyo que emanan de partes del consejo nacional, de individuos o de personalidades, ya estuvieran en Siria o en el extranjero. Había también brigadas sin ni un solo oficial, de simples militares o reclutas que se habían negado a hacer su servicio militar. Estas formaciones estaban ahí para defender las manifestaciones, luego comenzaron a defender a las poblaciones cuando se produjo la escalada de la represión y la “chabbización” del régimen. La moral de la revolución está presente en estas brigadas, aunque hay que reconocer aspectos negativos, que tienen sus causas. Queremos mantener la disciplina, el respeto y la aplicación de la moral revolucionaria después que han aparecido las armas, pero hay poca experiencia y una cultura superficial de quienes supervisan a esos grupos de carácter islámico moderado y tradicional.

¿Cual es el papel que asignáis al Ejército Libre de Siria? ¿Se trata solo de la protección de los civiles en las manifestaciones y de las masas frente a los ataques de las fuerzas del régimen de Assad y de sus chabbiha o estimáis que debe jugar un papel fundamental en la liberación de Siria de ese régimen? Además, ¿cuál es la mejor estrategia, en tu opinión, para hacer caer el régimen y construir una Siria libre, democrática, justa y en la que haya igualdad entre todos?

El régimen es responsable al 100% de todo lo que ha ocurrido. Las armas hicieron su aparición después que la gente se hubiera hartado de los asesinatos perpetrados por los servicios de seguridad del régimen y los chabbiha, de los asesinatos de manifestantes, de los que iban a los entierros, de las poblaciones. Estimamos que en el momento actual no es posible hacer caer el régimen solo mediante una acción pacífica y es necesaria una acción militar de carácter defensivo efectivo. En lo que se refiere a los ataques dispersos, son para acabar con los puntos desde los que nos disparan. A parte de esto, las operaciones son generalmente defensivas y no ofensivas. La mejor estrategia para hacer caer este régimen consistiría en armonizar los combates pacífico y militar para construir la Siria de la democracia, la Siria de la justicia y de la igualdad.

Para completar la pregunta precedente, ¿hay una coordinación cotidiana y efectiva entre vosotros y los comités de la lucha revolucionaria cotidiana, tenéis una visión o un programa político propio para lograr la victoria de la revolución? Si no lo tenéis, ¿qué principios generales habéis adoptado, cual es vuestra idea de Siria después de la caída del régimen y cómo os planteáis vuestro papel el día de mañana?

La coordinación cotidiana y efectiva con las demás regiones se consolida con la constitución de un consejo local de cada región, pues cada consejo local se compone de las comisiones de socorro, información, financiera, militar, de organización del movimiento pacífico (las manifestaciones), médica; y de un comité de coordinación y seguimiento de las relaciones entre esas comisiones, y entre el consejo local de una determinada región y los consejos locales de las demás regiones. La victoria de la revolución supondrá un impulso para la coordinación entre los grupos o los comités en todas las regiones y una generalización de la experiencia de los consejos locales. Para realizar estas arduas tareas hay que volver a la esencia misma de la revolución siria, que es una revolución popular por la libertad y la dignidad. En otros términos, no es una revolución guiada por un partido, una oposición o una ideología; por consiguiente nos corresponde dejar de lado o neutralizar esas referencias y convencer a la juventud de que todo eso estará al orden del día tras la caída del régimen y cuando haya un poder elegido; y mientras tanto trabajar en unificar las filas para enfrentarnos al régimen y no tener más que una única dirección de las operaciones.

¿Cuál es vuestra posición frente a la cuestión confesional, que el régimen para intentar romper la unidad del pueblo sirio, y qué habéis hecho o qué hacéis en la práctica para enfrentaros al problema?

Desde el comienzo, el régimen ha utilizado no solo la cuestiónconfesional sino también el regionalismo, el tribalismo, la religión, jugando con la composición demográfica de una región dada. Para hacer frente a esto hay que concienciar a la gente de forma general y a los elementos armados en particular sobre el juego sucio del régimen, que se resume en “dividir para reinar”. Esto pasa también por el apoyo a los activistas, hombres y mujeres, de las demás confesiones o componentes que acuden a las zonas armadas, para hacer fiestas y cánticos revolucionarios o a las plazas de la libertad en las manifestaciones.

¿Qué respondéis a las alegaciones del régimen sobre la existencia en las brigadas del Ejército Libre de combatientes árabes o extranjeros, salafistas o yihaidistas? ¿Existen en su seno, como pretende el régimen, grupos que dependen del gobierno de Qatar, de Arabia Saudita y de Turquía?

Nada de lo que dice el régimen tiene fundamento. Si hay grupos yihaidistas, son muy pocos y no representan nada. Globalmente, son mal percibidos por las diferentes franjas de nuestro pueblo, que se caracteriza por su moderación religiosa y ha sacrificado batallones de todas las confesiones en la revolución de la independencia. Y hay que añadir que no olvidamos que el asesinato y el crimen engendran el extremismo y sin embargo hay una sangre fría producto de una historia civilizada.

Por nuestra parte, estimamos, sin la menor duda, que la victoria de la revolución del pueblo sirio sobre este régimen cobarde y decrépito está cercana. ¿Qué mensaje deseas transmitir a quienes dudan aún de enrolarse en la revolución? ¿Cuál es vuestro mensaje a las masas insurrectas de nuestro pueblo a pesar de la enormidad de los sacrificios realizados? ¿Y tu mensaje a los amigos y a los apoyos de la revolución siria en la región y en todo el mundo?

A quienes tengan dudas les digo que miren por si mismos, lejos del régimen y de su información, y que hagan una lectura diferente, que salgan y vean con sus propios ojos quien destruye, bombardea y quien viola. Tenéis que mirar con vuestros propios ojos y sumaros a la mayoría revolucionaria, pues ese régimen es un criminal que no respeta nada. Esta cayendo. Y digo a los revolucionarios heroicos y a los actores de esta epopeya histórica: dibujáis un nuevo futuro no solo para vosotros mismos y para vuestros hijos, sino también para toda la región árabe y su entorno. Es la razón por la que todos continúan unidos como espectadores contra nuestra revolución. Digo a los amigos del pueblos sirio, revolucionarios de la primavera árabe o pueblos oprimidos por regímenes despóticos que nuestra revolución es vuestra revolución. Será la qibla [muro de las mezquitas que mira a La Meca] y el minarete de vuestra emancipación y que esperamos que vuestros corazones estén con nosotros y no se cansen de prestarnos ayuda contra ese tirano.

11/2012

Entrevista publicada en el nº 10 del mensual “Al Khat Al Amami” (La línea del frente), octubre-noviembre de 2012, órgano de la Corriente de la Izquierda Revolucionaria en Siria. Traducido de la versión en francés publicada en:http://www.lcr-lagauche.be/cm/index.php?view=article&id=2707:discussion-avec-larmee-libre-a-propos-de-questions-touchant-a-la-revolution-&option=com_content&Itemid=53

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

FUENTE:

http://vientosur.info/spip/spip.php?article7524


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: