Posted by: anotherworldip | 01/06/2013

1/2ambiente

MEDIO AMBIENTE

EE UU: el problema de las arenas

bituminosas

DIANE FEELEY

 

Varias de las principales luchas actuales sobre cuestiones ambientales en EE UU tienen que ver con el petróleo y el carbón. En este artículo vamos a examinar de cerca la explotación sumamente problemática de las arenas bituminosas. Se trata de una materia espesa, negra y viscosa que es preciso calentar o mezclar con hidrocarburos tóxicos más ligeros para poder transportarla a través de un oleoducto. Estas arenas contienen arcilla, agua y petróleo. Cada etapa del proceso, desde la extracción hasta el refino, pasando por el transporte, es ecológicamente devastadora,.

Los yacimientos de arenas bituminosas se hallan bajo el vasto bosque boreal canadiense de Alberta (también Venezuela posee importantes reservas). Para extraerlas, las compañías petroleras talan secciones de los bosques antiguos (un importante sumidero de carbono), excavan largas canteras a cielo abierto y emplean enormes cantidades de agua dulce y de gases naturales para separar el petróleo de las demás sustancias. Para producir un barril de petróleo se consumen cuatro barriles de agua. Una vez agotadas las reservas, lo que queda son inmensos lagos tóxicos (estanques de residuos mineros). Su presencia se ha relacionado con el nivel anormalmente alto de afecciones cancerosas en las poblaciones del entorno.

La industria petrolera de EE UU alimenta las instalaciones de tratamiento de este petróleo tóxico a través de una red de refinerías y oleoductos, incluida la refinería de Marathon Oil, situada cerca de donde vivo, en el sudoeste de Detroit. La extracción del petróleo de las arenas bituminosas genera residuos contaminantes que se relacionan directamente con casos de asma, enfisema y malformaciones congénitas. Pero por horrible que pueda ser el daño causado a las colectividades próximas al oleoducto y las refinerías, la mayor amenaza radica en la aceleración del fatal sobrecalentamiento de nuestro planeta.

Un petróleo muy sucio

Las arenas bituminosas son “petróleo sucio”. Esto significa que la extracción, el transporte y el refino son más difíciles que para el petróleo convencional; un barril de petróleo de arenas bituminosas contamina tres veces más que el petróleo convencional. TransCanada tiene un proyecto en cuatro tramos para transportar el petróleo de las arenas bituminosas a refinerías de EE UU. Dos tramos, ya inaugurados, transportan 800 000 barriles diarios de Alberta a varias refinerías tan lejanas como la de Cushing, en Oklahoma. Los tramos meridionales del trazado del oleoducto deberán llegar hasta el litoral de Texas, permitiendo tanto el refino como la expedición por barco.

La parte más controvertida es el proyecto previsto para aumentar la capacidad de transporte en 900 000 barriles diarios. Se trata del oleoducto KeystoneXL, de 2.750 kilómetros de longitud, que enlaza Alberta con Steele City (Nebraska). Este suministro de petróleo reforzaría notablemente la dependencia de EE UU de los combustibles fósiles, cuando urge adoptar soluciones diametralmente opuestas para reducir el calentamiento del planeta. Los niveles actuales de dióxido de carbono en la atmósfera rondan las 390 ppm (partes por millón), es decir, 40 ppm más que el nivel considerado suficientemente “seguro” para asegurar la estabilidad del clima. La inversión de 7.000 millones de dólares para aportar “petróleo sucio” parece una locura. Por este motivo, así como por las repercusiones en la población del entorno, la lucha contra el oleoducto Keystone XL se ha convertido en el punto central del combate contra el cambio climático en EE UU.

La construcción del oleoducto Keystone XL se ha proyectado de manera que está previsto que atraviese el acuífero de Ogallala –uno de los depósitos subterráneos de agua dulce más grandes del mundo– en un tramo de 150 kilómetros. Formado hace 20 millones de años, el acuífero abastece de agua potable a dos millones de habitantes del Medio Oeste y de agua de riego a los agricultores de ocho Estados. En algunos lugares, la profundidad de las capas freáticas alcanza hasta 365 metros, pero en otro se hallan cerca de la superficie.

Durante el verano de 2011, un grupo de doce personalidades, entre ellas el ecologista Bill McKibben, fundador de “350.org”; el climatólogo de la NASA James Hansen; Tom Goldtooth, de la “Red Ambiental Indígena”; la escritora Naomi Klein y el actor Danny Glover llamaron a la desobediencia civil ante la Casa Blanca para exigir que el presidente Obama denegara la aprobación del permiso internacional. Con motivo de las protestas, en dos semanas fueron detenidas 1.253 personas. En enero de 2012, Obama rechazó la solicitud de TransCanada con el argumento de que el proyecto requería más estudios a causa de las preocupaciones ambientales. Sin embargo, la aprobación del presidente y del Departamento de Estado solo es necesaria para el tramo situado entre Canadá y EE UU.

Inmediatamente después de la negativa de Obama, TransCanada partió el proyecto en dos: plan norte y plan sur. En julio, la empresa había obtenido el último de los tres permisos requeridos para la construcción del oleoducto en el tramo que va de Oklahoma a la costa del golfo de Texas y en agosto habían comenzado las excavaciones. En pocos días, miembros de la plataforma “Bloqueo de las arenas bituminosas” se plantaron delante de las máquinas de dos emplazamientos y paralizaron las obras. Obama, sin embargo, apoyó la construcción de la variante sur y prometió su ayuda con vistas a cortar toda “línea roja” que pudiera impedir su avance, como si las leyes sobre el medio ambiente no fueran nada más que un simple obstáculo.

Mientras tanto, la empresa ha presentado una nueva solicitud de autorización para la parte internacional, haciendo pasar el oleoducto a tan solo 16 kilómetros del acuífero de Ogallala. TransCanada afirma que el proyecto está concebido de manera que será absolutamente seguro; sin embargo, desde que se abrió el primer tramo ha habido doce fugas. El competidor de TransCanada, Enbridge Energy Partners, posee un oleoducto que abastece la refinería de Marathon Oil (sudoeste de Detroit). A raíz de un accidente ocurrido hace dos años se derramaron 3.750.000 litros de petróleo crudo procedente de arenas bituminosas en una bahía cercana a Marshall, en Michigan. Debido a su densidad, el petróleo se depositó en el fondo del lago y las operaciones de limpieza todavía no han concluido.

TransCanada sostiene que el proyecto de oleoducto Keystone XL permitirá crear 20.000 empleos directos y 119.000 indirectos. Los sindicatos estadounidenses de la construcción están entusiasmados. Estudios más realistas cifran en 6.500 en dos años los empleos para los trabajadores de la construcción y en 7.000 los empleos indirectos asociados al periodo de explotación del oleoducto. Los políticos favorables al proyecto pretenden que este asegurará el abastecimiento de petróleo de EE UU y sostienen que a diferencia de los países de Próximo Oriente, los “valores” canadienses son similares a los “valores” estadounidenses.

División sindical

Por desgracia, esta cuestión divide al movimiento sindical y paraliza la “Alianza Verdiazul”, la principal organización que ha conciliado en el pasado los esfuerzos de los sindicatos y los ecologistas. El presidente de la federación sindical ATU (Amalgamated Transit Union), Larry Hanley, ha subrayado que “los estudios científicos demuestran que [el oleoducto] contribuirá a agravar los cambios climáticos y creará un medio ambiente hostil en nuestro planetaEl ATU, en una declaración conjunta con el sindicato TWU (Transport Workers Union), ha instado a Obama a que rechace la solicitud. Por otro lado, el presidente de la federación LIUNA (Laborer’s International Union of North America), Terry O’Sullivan, ha proclamado, desafiante, que “es hora de que el ATU y el TWU salgan de debajo de las faldas de los grupos ecologistas en pleno delirio que obstaculizan la creación de buenos y necesarios empleos norteamericanos”. Los sindicatos de la construcción han presionado con motivo de las audiencias del Congreso y del Estado, trasladando a sus miembros para estar presentes en las audiencias. Cuatro sindicatos han firmado convenios con TransCanada, por los que garantizan el amparo sindical de los puestos de trabajo estadounidenses en las obras.

En Canadá, el Consejo Canadiense del Trabajo y la Federación del Trabajo de Alberta se oponen al oleoducto Keystone XL por varias razones; sobre todo, por el hecho de que Canadá carece de un plan energético global. David Coles, presidente del sindicato canadiense de la energía, y otros responsables sindicales asistieron el año pasado a la manifestación convocada por Greenpeace delante del Parlamento (Parliament Hill, Ottawa). En su discurso ante la multitud, Coles preguntó “¿Cómo diablos se puede disociar empleo, medio ambiente y derechos de las primeras naciones [indios]?” Mientras que las compañías petroleras y los políticos rebajan las preocupaciones ambientales, James Hansen, científico de la NASA, afirma que la explotación continua de las arenas bituminosas desestabiliza el clima hasta el punto de que “de hecho, la partida ha terminado”. Lo que resulta crucial en la lucha en torno a Keystone XL es que suscita la cuestión del cambio climático y al mismo tiempo los demás problemas ambientales, desde el agua potable hasta la calidad del aire y los derechos de los trabajadores y de las poblaciones a un medio ambiente seguro a ambos lados de la frontera.

6/12/2012

http://www.npa2009.org/content/environnement-la-question-des-sables-bitumineux

* La autora es miembro de la organización anticapitalista estadounidense Solidarity.

Traducción: VIENTO SUR

 

fuente: http://vientosur.info/spip/spip.php?article7549

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: