Posted by: anotherworldip | 04/09/2013

salud mental

Políticas de austeridad y salud mental

SERGI RAVENTÓS

 

[Este artículo es una versión actualizada y muy ampliada de la conferencia realizada en las Jornadas de salud mental organizadas por ICV-EUiA el 16 de marzo.]

Pertenezco al campo de las ciencias sociales, concretamente soy Sociólogo y Trabajador Social y espero poder aportaros alguna cosa en el terreno de la salud mental, dominado claramente en los últimos años por la investigación en Biomedicina, que es donde se dedican la mayoría de los recursos monetarios y humanos en investigación.

Trabajo también en una Fundación no lucrativa que atiende a personas con trastornos mentales severos y conozco en parte las necesidades de uno de los grupos de población más vulnerables y con más riesgo de exclusión social.

Si alguna cosa tiene clara la organización en la que estoy, Dempeus per la salut pública, es en cómo las políticas de austeridad están repercutiendo en la salud; sobre esto se ha manifestado en repetidas ocasiones, ha publicado artículos en su blog y también ha hecho diversos actos y jornadas. Y hoy voy a hablar de cómo estas políticas afectan específicamente a la salud mental.

Los datos publicados a finales de marzo por investigadores mundialmente reconocidos en la prestigiosa The Lancet abundan en esta tesis: no es solo la crisis en sí la que puede repercutir en la salud, sino sobre todo y fundamentalmente como la abordan los países. No la abordan igual, por ejemplo, Islandia que España o Grecia. Y por tanto los indicadores en salud son muy diferentes en unos sitios o en otros. En Islandia prácticamente no hay ninguna diferencia en salud respecto a antes de la crisis.

Según estos autores, sería la conjunción de las políticas de austeridad y la falta de protección social lo que está provocando en muchos países graves problemas de salud, como enfermedades infecciosas o aumento muy considerable de los suicidios, como es el caso de Grecia y del Reino de España. /1

Los determinantes sociales de la salud

Los determinantes sociales de la salud son las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de salud. Esas circunstancias son el resultado de la distribución del dinero, el poder y los recursos a nivel mundial, nacional y local.

Los determinantes sociales de la salud explican la mayor parte de las inequidades sanitarias, esto es, de las diferencias injustas y evitables observadas en y entre los países en lo que respecta a la situación sanitaria.

Un informe de la Comisión de Determinantes Sociales de la OMS del 2008 señalaba que la acumulación tóxica de factores sociales injustos y evitables, como la desigualdad económica, la precariedad laboral, la contaminación ambiental, la inseguridad alimentaria, no tener una vivienda digna, o la falta de participación y democracia, producen una mayor inequidad en salud. Estos factores son más importantes que los estilos de vida, la genética de cada uno o incluso el mismo sistema sanitario, a pesar que el Conseller de salud de la Generalitat de Catalunya Boi Ruiz se obstine en decir que la salud es una cuestión fundamentalmente individual.

Las causas de los determinantes sociales de la salud tienen que ver con las opciones y elecciones de los gobiernos y de todos aquellos agentes sociales que poseen algún tipo de poder en la toma de decisiones políticas. Éstas serían las raíces de las causas, los determinantes políticos que generan los determinantes sociales que, a su vez y a través de otros factores, dan lugar a mejor o peor salud. /2

Evidencias empíricas de las repercusiones que tienen las políticas en la salud mental

David Stuckler, uno de los especialistas mundiales sobre las repercusiones de la crisis en la salud, dice siempre que hay que preguntarse quién se está beneficiando y quien pierde en la crisis.

Hay muchas evidencias empíricas e históricas de cómo las políticas que se llevan a término afectan a la salud. Vamos a poner algunos datos: hay constancia de cómo las anteriores crisis económicas han afectado a la salud de las personas /3 y, por lo que sabemos, los efectos en la salud mental no son nada positivos: aumentan las muertes por suicidio, los problemas asociados al abuso del alcohol y los riesgos de padecer trastornos ansioso depresivos.

Cualquier lector interesado en el tema puede encontrar una extensa sucesión de artículos aparecidos sobre la relación entre la actual crisis y el aumento de problemas de salud mental. Pondré algunos ejemplos: un artículo del periódico la Vanguardia del 9 de marzo de 2009 alertaba que “Gran Bretaña se prepara para una ola de depresiones. Tres millones de parados, jubilaciones anticipadas, decenas de miles de viviendas expropiadas, empresas que cierran cada semana, bancos que se niegan a conceder crédito mientras que sus ejecutivos se embolsan bonos multimillonarios, las acciones por los suelos, los fondos de pensiones evaporados, el futuro del capitalismo en entredicho…”

En Octubre de 2010 se publicó el Eurobarómetro sobre la salud mental de los 27 Estados de la Unión Europea. A pesar de las reservas que se puedan tener acerca de este tipo de encuestas dada la heterogeneidad existente entre los Estados, hay algunos datos que nos invitan a prestar atención. Se apunta un empeoramiento significativo respecto del anterior informe de 2006, antes de la crisis.

Algunos datos a tener en cuenta del informe son, por ejemplo: que el 58% de los lituanas/os manifestaban estar inseguros con su trabajo, el 42% en el caso de los griegos/as y el 31% de los franceses/as. El 37% de la gente que forma parte de la clase social baja estaba de acuerdo en que la seguridad de su trabajo estaba amenazada. De este grupo, el 39% toma antidepresivos y el 32% pide ayuda psicológica. En cambio en el caso de gerentes y directores la cifra se reduce al 18%. Aquellos que están poco reconocidos en su trabajo y poco respetados toman más antidepresivos y piden más ayuda profesional. Asimismo, entre la gente que vive sola, las mujeres, los parados y la gente con dificultades para pagar las facturas hay mucho más consumo de antidepresivos.

En el Reino de España un desempleado tiene un riesgo tres veces mayor de padecer mala salud mental en comparación con quienes trabajan, si bien ese riesgo se reduce a dos cuando las personas tienen seguro de desempleo y aumenta hasta cinco veces cuando se acaba la prestación.

Los principales factores de riesgo en los trastornos del estado de ánimo como la depresión se relacionan con la situación laboral de la población. En el Reino de España, las personas de baja laboral por enfermedad, en situación de paro y las que presentan discapacidad tienen entre 3 y 6 veces más riesgo de caer enfermo que las que tienen un empleo remunerado /4.

Grandes desigualdades sociales y salud en el mundo

Sabemos que las políticas de austeridad que se llevan a cabo responden a una defensa de los intereses de una ultra minoría a costa de la inmensa mayoría de la población (el 99%). Esta crisis está aumentando las desigualdades sociales. En medio de la pobreza, del desastre económico, de las elevadas cifras de paro, de familias desahuciadas, cada vez hay individuos más ricos y cada año aumentan. La lista Forbes (la lista de los millonarios que poseen más de 1000 millones de dólares que publican cada año) anunciaba que en 2012 había aumentado un 17% respecto el año anterior. Hay 1426 tipos que superan esta cifra que encabeza el multimillonario mexicano Carlos Slim (asesorado entre otros por el ex presidente del gobierno Felipe González), con más de 73.000 millones de dólares.

Paralelamente a esto, una cifra escandalosa que apareció hace unas semanas en TheGuardian: el número de esclavos en 1860 era de 25 millones y en el 2013 es de más de 27 millones. Hay más esclavos ahora que hace150 años.

He puesto los dos extremos pero ya es sabido que el 1% más rico de la población mundial acumula tanta riqueza como la mitad de la población más pobre del planeta.

Estas desigualdades sociales afectan a la salud y al bienestar, puesto que la mayor parte de la población no posee los recursos suficientes para disfrutar de una vida sana y en condiciones. La esperanza de vida mundial está en unos 68 años pero alcanza a los 80 en los países ricos y es de menos de 40 en Zambia. Una niña nacida en Suecia vivirá 43 años más que una de Sierra Leona. Pero la desigualdad también se da dentro de los países llamados ricos. Es conocido el ejemplo del barrio pobre de Calton, en Glasgow, donde la esperanza de vida es de 54 años. Unos cuantos kilómetros más arriba de ese barrio escocés, la esperanza de vida en Lenzie es de 82 años.

Trabajo precario, paro y salud mental

Las lecciones de otras crisis y de la presente, que ya dura más de 5 años, nos aportan algunos datos, obtenidos de varios estudios e investigaciones. Apuntaré algunos.

Estar en el paro incrementa la probabilidad de padecer enfermedades crónicas, alcoholismo, tabaquismo, depresiones, trastornos de ansiedad, muerte prematura y suicidios. También la precariedad laboral y trabajar intermitentemente daña la salud y podemos afirmar que, a peor situación laboral peor salud.

Los índices de paro en el Reino de España pasan del 26% y nada hace pensar que la cosa vaya a mejor en los próximos meses. Otro indicador que se calla el gobierno es el de los trabajadores pobres (aquellos que tienen unos ingresos inferiores a los que determina el umbral de la pobreza), que en Cataluña (también en el Reino) han aumentado más de un 2% entre el 2007 y el 2010, pasando de un 11,40% a un 13,70%, mientras que en la Unión Europea de los 27 se mantiene estable en un 8,50%.

Según la Organización Internacional del Trabajo se estima muy probable que el número de trabajadores pobres alcance los 1400 millones, lo que representa aproximadamente el 45% de trabajadores del mundo; si añadimos que los puestos de trabajo vulnerables se calcula que puedan oscilar alrededor del 53%, aparece un horizonte dantesco.

La inseguridad laboral (el miedo a perder el trabajo) y la subocupación (contratación irregular) están relacionadas con una peor salud mental y podemos afirmar que las consecuencias de la crisis pueden llegar a ser devastadoras y desesperantes. Existe una relación muy directa entre las crisis económicas, el desempleo y el empeoramiento de la salud mental. Un dato: el promedio de personas con problemas psicológicos entre los desempleados es de un 34%; en cambio entre las personas con empleo es del 16%. Otra constatación es que cuanto mayor es la duración del período de desempleo son mayores las consecuencias negativas sobre la salud mental.

Según una encuesta reciente, la calidad de vida de los ciudadanos del Reino de España ha empeorado debido a la bajada de sus ingresos económicos y a que su salud se ha deteriorado. También existe una relación entre la protección social y la salud mental. La protección social es un buen protector de la salud mental; es el caso de tener una prestación de paro, que ejerce de factor determinante entre tener mejor o peor salud mental en el caso de estar desempleado /5.

Protección social y suicidios

En los países con mayor protección social como es el caso de Suecia, los índices de suicidio no están correlacionados con el desempleo a diferencia del Reino de España, donde los índices de suicidio y desempleo van al unísono /6. En algunos artículos de prensa de los últimos días se ha puesto de manifiesto el aumento alarmante de los casos de suicidio, muchos de ellos relacionados con los desahucios. En Europa las tasas de suicidio estaban bajando desde hacía años y se pararon en el 2008-2009; ahora están aumentando otra vezPor cada aumento del 1% de paro aumenta aproximadamente un 0,79% la tasa de suicidios y homicidios. Los países con índices de suicidio más altos de la UE actualmente son: Lituania con 39 casos por cada 100.000 habitantes, Hungría, Letonia, Estonia y Eslovenia con unos índices del 23/24 casos; y entre los más ricos encontramos: Finlandia, Francia y Bélgica con unos 20 casos.

Pero con la crisis estos índices han aumentado, especialmente en los Países Bálticos y en Grecia, en unas proporciones muy considerables. Concretamente en el 2009 hubo en Lituania un aumento del 14% respecto al 2008. En Estonia fue del 15,6% y en Letonia del 19%.

Tampoco es nada casual que los tres países “que más lejos han ido por el camino de la austeridad –Letonia, Irlanda y Grecia– son precisamente los que han registrado las subidas mayores de suicidios entre el 2008 y el 2009” nos recuerda el artículo citado más arriba. El caso de Grecia merece una atención especial: la tasa de suicidios en Grecia desde el inicio de la crisis ha pasado de un 2,8 a 6 por 100.000 habitantes.

Pero no es un problema sólo de los países pobres de Europa o de los PIGS y de los que han salido mal parados con la crisis del euro, pues en el Reino Unido y después de una década de disminución de las tasas de suicidio, entre el 2007 y 2009 ya se ha incrementado un 8% el índice de suicidios. En el año 2008 se suicidaron hasta 5.706 personas, lo que supone unas 16 al día.

Desigualdades sociales y salud mental

También hay más prevalencia e incidencia de mala salud mental en los países con mayores desigualdades en la distribución de la riqueza y en los que tienen sistemas débiles de protección social, como sería el caso del Reno de España en los últimos años.

Según un estudio reciente /7, entre la población atendida por la atención médica primaria del Reino de España ha habido un aumento de casos de depresión de un 19%, de un 8,4% en ansiedad y de un 4,6% en problemas relacionados con el alcohol. El riesgo de depresión es más elevado en personas paradas o con parados en la familia, con personas con problemas para pagar hipoteca y desalojados de la misma.

En Catalunya, el 2011, el número de personas con riesgo de problemas de salud mental era del 14% y ha crecido casi un 22% en los últimos 5 años con la crisis, especialmente entre los hombres. El número de días de baja por problemas de salud mental representó el 17,4% del total de días de baja el año 2010.

En la Unión Europea se sabe desde hace años /8 que los problemas de salud mental constituyen un problema de salud pública cada vez más extendido y que la depresión será la segunda o la primera causa de enfermedad en los próximos años. Esto ya fue analizado antes de la crisis de finales de 2007. A estas alturas, en determinados países con unas políticas de recortes brutales de los servicios básicos de bienestar y sin tener estructuras robustas de protección social, tal vez los problemas de salud mental van a adquirir unas dimensiones mucho mayores, si no logramos frenar estas políticas.

11/04/2013

Sergi Raventós es Trabajador social en una Fundación en salud mental de Catalunya, miembro fundador del colectivo Dempeus per la Salut Pública y está realizando una tesis doctoral de Sociología sobre determinantes sociales y salud mental.

Notas

/1 Karanikolos et al. “Financial crisis, austerity, and health in Europe” March 27, 2013www.thelancet.com

/2 Ver Benach J, Muntaner C, Tarafa G, Valverde C. (2012) La sanidad está en venta.Barcelona. Icaria Asaco

/3 Barry S. Levy y Victor W. Sidel (2009): “Crisis económica y salud pública”. Medicina Social, vol 4, núm. 2

/4 Ministerio de Sanidad y Consumo (2007): Estrategia en salud mental del Sistema Nacional de Salud. Madrid, Centro de Publicaciones

/5 Es ilustrativo el estudio de: Artazcoz L, Benach J, Borrell C, Cortès I. “Unemployment and mental health: understanding the interactions among gender, family roles, and social class”. Am J Public Health 2004; 94: 82-88.

/6 Ver los gráficos en el interesante documento para la OMS:

http://groups.stakes.fi/NR/rdonlyres/D4A834E6-E7EC-4C2B-912D-6869454FF3E4/0/Background_2_EconomicCrises_and_Mental_Health.pdf

/7 Gili M, Roca M, Basu S, McKee M, Stuckler D. The mental health risks of economic crisis in Spain: evidence from primary care centre 2006 and 2010. European J Public Health. 2012

/8 El libro verde de la salud mental en la UE fue publicado en el año 2005:
http://eurlex.europa.eu/LexUriServ/site/es/com/2005/com2005_0484es01.pdf

 

fuente: http://www.vientosur.info/spip.php?article7837


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: